www.luisprada.com

Regreso a la Página Índice

La Historia de la Navidad

Patrick H. Bellringer
www.fourwinds10.com

Fuentes:Las Bitácoras Fénix (ThePhoenix Journals) y el Diario Contact (TheContact Newspaper).  Los archivos de Las Bitácora Fénix/El Diario Contact están en:http://www.phoenixarchives.comOriginal en Inglés titulado "The Christmas Story", traducción al Español porJ. Damián Carmona R., algthe@netscape.netPublicado en este sitio web el 21 de Marzo del 2.004.

José es una reencarnación previa del Bienamado Maestro Ascendido Saint Germain.

Hace tiempo en los Reinos Iluminados, cuatro grandes Maestros examinaron los múltiples planetas celestiales del cosmos, y se desalentaron de la siempre creciente oscuridad de una planeta llamado Tierra Shan. Ellos en conjunto se pusieron de acuerdo para intentar llevar nuevamente Luz a la oscuridad de Shan. Así que un contrato fue elaborado y firmado, bajo la supervisión de los Maestros del Arco-Iris y con la bendición del Dios de la Luz Aton.

En el curso de la historia de Shan, un planeta de tercera dimensión, el planeta cárcel para Lucifer/Satán, un grupo de gente vino desde Orión y entregósu libre albedrío a Satán, el dios de la oscuridad en Shan. Ellos fueron conocidos como la Gente Serpiente. Esta Gente Serpiente le daba temor la Luz y se esforzaron por vencer toda la Luz en Shan con su oscuridad. De este modo,  ellos destruyeron una nación entera de humanos iluminados que se conocían como Sumerios (SuMaría), y reclamaron la historia Sumeriana como de su propiedad para engañar a la gente de Shan.

En la secuencia propia de eventos cósmicos una Bebé Sumariana nació de acuerdo a contratos de la Luz. Ella nació dentro de una familia de la nación de Galilea, y ahí vivió su infancia con su familia judía. Durante su crecimiento hasta convertirse en mujer fue educada en las cuatro grandes virtudes sabiduría, valentía, fortaleza de animo y generosidad. Ella era altamente respetada por su belleza, amor y sabiduría.

Los judíos eran gente campesina como lo eran todas sus pequeñas naciones vecinas. En alguna ocasión ellos fueron conquistados por Siria y pagaban impuestos a los Sirios. Un poder extranjero conocido como el Imperio Romano había recientemente conquistado la región entera incluyendo Siria y controlaba a toda la gente por medio del comercio y los impuestos. Periódicamente, un censo era solicitado por el gobierno del Imperio Romano para saber el número de gente bajo su control, y al mismo tiempo un impuesto era gravado sobre cada familia. Los romanosmantenían el control sobre su vasto imperio usando gobernadores dentro de cada nación subordinada, éstoseran de la misma nacionalidad y raza que la gente que ellos gobernaban. Lo mismo sucedía para los recolectores de impuestos. Por lo tanto, estos gobernadores y recolectores de impuestos eran vistos como traidores por la gente y era ferozmente odiados. Este tipo de control gubernamental estaba también presente en la pequeña nación de Galilea.

La mujer Judía de la que antes hablamos vivía en una pequeño pueblo de Galilea llamada Nazaret. Ella se llamaba María, la bella. Ella fue pretendida durante un tiempo considerable por mucho hombres honorables, y finalmente, se comprometió en matrimonio con un altamente respetado carpintero que se llamaba José. Mientras estaba comprometida en matrimonio tuvo un encuentro inusual con un ser de los Reinos Iluminados. El Arcángel Gabriel se reunió con María y  abordaron el tema del contrato que ella había hecho antes de regresar a Shan en su vida presente. Por medio de su Espíritu Divino interno, María recordó que daría a luz a un hijo, que se convertiría en un gran Portador de la Verdad e iluminaría una vez más a Shan. Así fue que María fue fecundada por el Arcángel Gabriel y engendro un hijo. Entonces ella recordó las palabras del gran profeta Isaías, quien había dicho hacia mucho, "Escuchen, una joven mujer concebirá y dará a luz un hijo, y su nombre será Esu Emmanuel." Emmanuel significa, enviado por el Dios Creador Aton de la Luz. María supo en su corazón que ella sería la madre de Esu.

Cuando María le dijo a su prometido, José, de su embarazo, él no lo entendió y se puso muy furioso. Las madres solteras era una desgracia en Judea, y José seria culpado por tal acto malvado. El rompimiento de un compromiso matrimonial también era despreciado por la gente, pero hacer eso representaría menos deshonra y haría a Maria una adultera. José era un hombre muy bondadoso de gran integridad. No deseaba ningún daño ni bochorno para María, así que decidió silenciosamente romper el compromiso de matrimonio.

En esa noche mientras que estaba luchando con su Espíritu Divino interno, El Arcángel Gabriel llegó. Gabriel le dijo estas palabras, “José, tú eres un hombre bondadoso y honesto como tu padre, David. Tú tienes un compromiso con María, la bella, y ahora te has dado cuenta que ella está embarazada por otro hombre. Tú no has sido deshonrado o engañado. ¡Anímate! María se ha dado cuenta de su contrato con los Reinos Iluminados. Yo soy el padre de su hijo. Este niño será un hijo que será llamado Esu Emmanuel, y portará grandes verdades y luz a tu gente.”

José quedo impactado y lloró hasta sollozar cuando él empezó a recordar su propio contrato con los Reinos Iluminados. Con gran alegría le dio las gracias a Gabriel e inmediatamente fue a buscar a María y le dijo todo lo que había pasado. María y José pronto se casaron y vivieron en paz y alegría en sus corazones a pesar de los comentarios y rechazo de la gente, aún de sus propias familias.

Nuevamente era tiempo de gravar los impuestos por Roma, y Cesar Augusto, el Emperador Romano, decretó que por primera vez un censo sería elaborado en todo el Imperio Romano. Este censo sucedió cuando Cireneo era gobernador de Siria. Ala cabeza de cada familia se le ordenó ir a su pueblo natal, y llevar a su familia con ellos para ser contados y pagar impuestos a Roma.

Así que José y María tenían que viajar unos 120 kilómetros en burro de su hogar en Nazaret, Galilea, al lugar de nacimiento de José en Belén, Judea. Belén era conocida como la ciudad del gran Rey David, y José era descendiente de esalínea familiar. La jornada fue de lo mas difícil para María, pues ella tenía ya casi nueve meses de gestación. Debido a su embarazo, viajar en el burro era además de cansado y también doloroso para María, así que María y José caminaron la mayoría de la ruta hacia Belén. Su leal burro cargó la ropa extra, las mantas de viaje y alguna comida y agua para el traslado. Muchas otras personas viajaban por las mismas razones, y por lo tanto era difícil encontrar comida suficiente y agua, e inclusive un cobijo para la noche. En este árido país Julio y Agosto eran muy calidos, y el camino de lo más polvoriento. Frecuentemente José y María tenían que detenerse para descansar.

Siempre hubo aquellos que conocían a cualquiera de los dos, María o José, y los comentarios acerca de su embarazo antes del matrimonio pasaban de uno a otro de los viajeros. De tal manera, había un patrón continuo de comentarios malévolos, gestos, y de rudeza hacia ellos, aún los extraños los trataron así mientras duro la semana de viaje hacia Belén.

José estaba muy cansado, pues era un gran esfuerzo para él encontrar alojamiento para María en la noche, preparar los alimentos, cuidar del burro y descansar para sí mismo. Para cuando llegaron a Belén, los dos estaban casi exhaustos. José buscó en la ciudad entera de Belén por un lugar para que María se pudiera quedar pero no encontró alguno. La ciudad estaba llena con gente que estaba regresando para el censo. Las murmuraciones estaban en todos lados, y José y María sentían la burla de los oriundos y de los viajeros por igual. José ya se estaba desesperando al caer la tarde sobre Belén. María ya estaba teniendo dolores de parto, los dos estaban muy cansados y hambrientos, y su debilitado burro estaba a punto del colapso. Una corazonada de José le dijo que un establo con paja tendría que ser el albergue para María. Finalmente él encontró un anciano que tenía algunas vacas lecheras y cabras en la calle "C" en los limites del pueblo, quien estuvo de acuerdo en dejarlos estar en el pesebre de las vacas para pasar la noche.

¡Que alivio! Finalmente ellos estaban alejados del polvo, del ladrido de los perros, de la ruidosa gente y del clamor de los viajeros de las calles de la ciudad. La noche era despejada y muy silenciosa. Las estrellas estaban todas brillando hermosamente, como si algo muy glorioso estuviera a punto de suceder.

¡Y vaya que paso! María dio a luz a su primer bebe, un hijo, esa noche. Ella lo envolvió en las mantas que había traído, y lo colocó en el pesebre de las vacas. José y María tenían gran alegría y paz interiores al recordar todos los sucesos del día, el viaje a Belén, y en las circunstancias de su noviazgo. Ahora ambos sabían muy claramente su sendero. A Pesar de las burlas y las dificultades, su matrimonio había sobrevivido debido a que ambos estaban iluminados, y entendían y seguían a sus guías internos. El establo estaba tan quieto con los sonidos de los animales que comían y dormían. El alumbramiento había sido fácil y Esu estaba durmiendo. Era un "buen bebe". La noche estaba oscura pero alumbrada por las estrellas, especialmente por una muy brillante que estaba casi directamente encima de ellos.

Repentinamente, José escuchó voces y pudo ver a varias personas que venían hacia el pesebre. Sintió temor pues él pensó que tal vez se trataba de hombres ebrios que pudieran hacer daño a su familia. Se puso de pie y rápidamente se dirigió hacia ellos con su largo bastón para caminar. Al acercarse a ellos, el líder del grupo encendió una lámpara. Se trataba tan solo del anciano quien le había permitido a José usar su pesebre. Él le explicó que esos hombres habían insistido en hablar con José y María, en ese momento. Que no podían esperar hasta la mañana.

Apresuradamente, el viejo hombre se alejo de ahí, para no envolverse en una desagradable pelea. Él se arrepintió de haber permitido que esos desconocidos usaran su pesebre. El líder del grupo de personas le dijo que ellos eran amigos, que eran pastores de un campamento que estaba en las colinas cerca de Belén y que no tenían intención de hacerle daño. El espíritu de José se tranquilizó al sentir su energía y su emoción. Él despertó a María y juntos escucharon con asombro la siguiente historia más que inusual de los pastores.

Los pastores cuidaban las ovejas del templo que eran levantadas para la venderlas a los peregrinos quienes regresaban cada primavera para la celebración de la semana de pascua en Jerusalén. Algunas se usaban ocasionalmente para sacrificios durante los días sagrados en Belén. Temprano esa noche casi al mismo tiempo en que estaba naciendo Esu, estos hombres estaban sentados en una colina observandoaBelén. Observabancómo las ovejas se preparaban para la noche. Los perros pastores estaban silenciosamente acostados cerca de la fogata. Repentinamente, el cielo totalmente se iluminó cuando un objeto en forma de disco surgió del cielo iluminado por las estrellas y aterrizó en una colina cercana. Ellos se aterrorizaron cuando un hombre de una luz muy intensa se acerco hacia ellos. Toda la colina estaba iluminada como si fuera de día, pero las ovejas y los perros no se movieron ni hicieron ningún sonido. Todo estaba cubierto por un pesado silencio e iluminado con un Blanca Luz. Entonces el hombre de la luz les habló.

Él les dijo que no tuvieran miedo, y que les traía buenas noticias. Él les dijo que estas buenas noticias harían que la gente fuera muy feliz, porque en ese mismo momento un niño estaba naciendo en Belén. Él se convertiría en un gran Portador de la Verdad y les presentaría las leyes de Dios y la Creación a la Gente. De esta forma, la gente aprendería nuevamente cómo ponerse en contra de sus malvados controladores y cómo crear su propio sendero de esperanza, alegría y paz.

El hombre de la Luz les dijo que la manera de probarles que lo que decía era verdad era que caminan hacia Belén a un establo en la Calle "C" en los limites del pueblo. Ahí encontrarían a un hombre de nombre José y a su esposa María, quien recién acababa de dar a luz a su hijo, mientras estuvieron en el establo durante la noche. Ella lo había envuelto en sábanas y lo había colocado en un pesebre, y le había dado el nombre de Esu.

Entonces el hombre de la Luz dejó de hablar. Repentinamente los pastores en su colina fueron rodeados por cientos de personas de Luz. Y ellos empezaron a cantar la más bella música que los pastores habían escuchado nunca.

Gloria al Dios Aton de la Luz.
Cantemos con gozo a la Creación
Que Esu traiga la verdad
A la gente de Shan
Para
despertarlos a su Luz interna.
Gloria a Aton y paz a toda la humanidad.

 

 

 

 

Gloria al DiosAton dela Luz.

Cantemos con gozo a la Creación

Que Esu traiga la verdad

A la gente de Shan

Para despertarlos a suLuz interna.

Gloria a Aton y paz a toda la humanidad.

 

 

 

 

Tan rápido como ellos habían llegado, los seres de Luz se alejaron. La Luz en forma de disco se fue, y todo quedo silencioso nuevamente. Tan solo las estrellas titilantes y las distantes luces de Belén quedaron en el cielo nocturno. Así fue que los pastores corrieron dos más de tres kilómetros hacia Belén tanto con miedo como con emoción para probar quelo que a ellos les había sucedido era, ciertamente, verdadero.

Ellos pudieron difícilmente contener su emoción mientras hablaban y vieron a Esu en el pesebre. Abrazaron a María y a José le dieron monedas de oro para pagar su alojamiento y de su nuevo hijo. Se alejaron hablando, y cantando las palabras que ellos habían escuchado en la bóveda celeste. Los pastores le contaron a mucha gente en Belén su historia antes de que regresaran con sus ovejas. Nadie les creyó, pero se sorprendían de la extraña pareja de Nazaret y su hijo nacido en un establo. María y José hablaron mucho acerca de la experiencia de los pastores y tuvieron paz interna, porque ellos en ese momento sabían más claramente su sendero y aquel de Esu, su nuevo hijo.

La noticia se esparció rápido en todo Belén sobre la extraña pareja de Nazaret, y las historias que contaron los pastores locales. Los aprietos de María y su hijo que vivían en un establo tocó los corazones de la familia que vivía a un lado, quienes ellos mismos se consideraban marginados debido a su raza. Ellos le ofrecieron su humilde hogar a María, Esu, y a José hasta que María y Esu estuvieran suficientemente fuertes para viajar hacia su hogar. Esta oferta fue recibida con gentileza, ya que María requería de varios días de descanso.

Esu nació en Belén, Judea, cuando Herodes era el rey de Judea. El rey Herodes era odiado por la gente, porque era un traidor en su posición de rey títere y súbdito de Roma. Él gobernaba desde su palacio en Jerusalén, tan solo a 16 kilómetros al norte de Belén. José y María acababan de pasar por Jerusalén en su jornada hacia Belén, y ellos habían escuchado los rumores en relación con los viajeros que estaban llegando del Oriente. Estos viajeros estaban creando un gran revuelo pero ellos no sabían la razón.

La gente del Oriente eran nómadas y vivían en grupos familiares. Cada grupo familiar tenia grandes rebaños de ovejas y muchos camellos. Cuando era necesario, la totalidad del grupo familiar se movía a un nuevo terreno de pastoreo con sus hatos. En esas ocasiones cuando se movían, los camellos eran usados para la transportación y para cargar tiendas de campaña y sus provisiones. Se requería de un gran esfuerzo para moverse aunque fueran solo unas millas enel territorio desértico, porque era como mover una pequeña ciudad con toda la gente, ovejas, cabras, perros, comida, agua, utensilios de cocina, tiendas de campaña, camas, etc.

Ya que esta gente nómada estudiaba las estrellas y registraba su historia de acuerdo con los movimientos de las estrellas, setenía la opinión de que ellos eran muy instruidos. En algunas ocasiones ellos predijeron la llegada de eventos de manera muy precisa. Los líderes de estos grupos familiares eran frecuentemente llamados astrólogos o sabios. Sucedía que varios de estos sabios leían las señales cósmicas muy acertadamente y esperaban que ocurriera un evento muy grandioso durante su periodo de vida. Durante muchos años ellos habían observado las estrellas en las largas noches en el desierto, y vieron que algunas estrellas titilaban, otras cambiaban de colores, y algunas otras hasta se movían.

Así fue que una noche la estrella de mayor tamaño que ellos estaban observando bajó del cielo, e iluminó totalmente el desierto. Cuando todos corrían en pánico, un hombre de Luz Blanca apareció frente a ellos y usaba su lengua. Él les dijo que no tuvieran miedo, porque ellos venían en paz desde los cielos. Les habló a estos sabios de cosas muy extrañas. Ellos escucharon atentamente, pues este hombre de la Luz Blanca tocó las cuerdas de su corazón y tranquilizó su espíritu. Sin duda alguna él habló con la Verdad. Él les dijo de un profeta que había nacido en una tierra muy lejana, quien le haría saber a la gente de muchas enseñanzas llenas de sabiduría. Los sabios le pidieron pruebas de esos acontecimientos, porque su gente había deseado y buscado por siglos por tales conocimientos. Él hombre de la Luz Blanca les dijo que les conduciría al lugar de nacimiento de este profeta, si seguían su Luz.

La historia se creó cuando estos sabios reunieron a sus familias y manadas y lentamente se movieron hacia el Oriente a través del desierto. Era una tarea enorme, la cual requería de una gran dedicación y energía. Estos grupos familiares se movieron unos 950 kilómetros en el transcurso de dos años en busca del lugar de nacimiento de este profeta sabio. Todo el tiempo, siguieron la Luz más brillante en el cielo.  Finalmente fueron guiados a Jerusalén, la capital de la ciudad de Judea. No fue una pequeña maravilla su arribó pues eran esperados con gran expectación. Tener a tres pequeñas “ciudades” moviéndose en las afueras y en el interior de la misma ciudad era abrumador. La gente discutía de muchas maneras los movimientos de estos grupos familiares y se preguntaba acerca de ese histórico acontecimiento. Siempre la pregunta que hacían era, “¿Qué significado tiene esto?” y “¿Por qué estos sabios andan preguntando por un profeta?”

La llegada de ellos a Jerusalén era muy preocupante para las autoridades. Temían a esos sabios líderes quienes tenían mucho poder en su gente, y temían alborotos y caos que el gran número de desconocidos en la ciudad pudieran causar y que ellos perdieran el control que tenían sobre la gente. Así que cuando estos sabios demandaron hablar con el Rey Herodes, él estaba temeroso hasta el punto del pánico, y triplicó los guardias en el palacio. Él no se atrevió a negarles la audiencia, por lo cual Herodes organizó reunirse con ellos inmediatamente.

Los sabios le dijeron a Herodes, “¿Dónde está el profeta quien ha nacido recientemente entre los Judíos? Un hombre de Luz Blanca nos dijo que siguiéramos su Luz en el Cielo hasta el lugar de nacimiento de ese profeta. Eso es lo que hemos hecho fielmente. Hemos viajado por más de 900 kilómetros desde el Este, y demandamos saber dónde encontrarlo. Eso será la prueba para nosotros de que lo que se nos ha dicho es verdad.”

Herodes se sintió muy perturbado, dado que no tenía una respuesta para ellos. Ellos hablaban de cosas que él no entendía. No sabía nada de la Gente de la Luz ni de las estrellas que caían del cielo, ni del profeta que hablaba grandes verdades. Posiblemente, los líderes religiosos podrían tener una respuesta para estos sabios.

Así que inmediatamente Herodes mandó llamar a todos los principales sacerdotes y sus escribas al Palacio del Rey de Jerusalén. Herodes explicó su dilema. Ellos buscaron los registros históricos y los escritos proféticos, y descubrieron una declaración hecha por un profeta poco conocido de unos 300 años antes. El profeta Miqueas había dicho, “Uno cuyos orígenes son del pasado vendrá a la gente conocida como Judíos, de la pequeña ciudad de Belén. Éste será grande por su sabiduría y hablará de la Verdad a la gente.”

El rey Herodes sintió gran ansiedad por las palabras del Profeta Miqueas. Belén estaba muy cerca de él, únicamente a 16 kilómetros al sur de Jerusalén. ¡Esa persona de la profecía se podría convertir es una amenaza para su poder y control sobre la gente! Él tenía que aniquilarlo.

Así, Herodes se reunió con los sabios en su habitación y les hizo muchas preguntas. Lo que él realmente deseaba era saber cuándo a ellos les habían hablado acerca de este sabio profeta, y por cuánto tiempo ellos habían estado buscándolo. “¡Dos años!” Ahora, él tenía un plan. Así que envió a los sabios a Belén con estas palabras, “Vayan y busquen a ese niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme, que yo también iré a adorarlo.”

Los sabios le dieron las gracias a Herodes y se fueron rápidamente, viajando hacia el sur a Belén. Estaban muy emocionados con anticipación de finalmente encontrar a aquel que ellos habían buscado por tanto tiempo. Como la Luz del Cielo los guiaba hacia Belén y repentinamente se detuvo en una casa de adobe en la Calle “C”, ellos se alegraron de gran manera.

En ese tiempo, María, Esu, y José habían vivido con su familia vecina por varios días y se estaban preparando para regresar a Nazaret al próximo día. Una noche antes de su salida había sido de preparación, compartiendo una comidade acción de gracias con su familia anfitriona, y también un tiempo de meditación y reflexión de todo lo que había pasado desde que salieron de su hogar. José había notado frecuentemente estrellas titilantes en el cielo nocturno, pero no había visto a una moverse hasta esa noche. Mientras estaba sentado en la puerta de la entrada observando la más grande estrella en el norte, repentinamente esa estrella empezó a moverse. ¡Se estaba moviendo en la dirección de Belén, y estaba aumentando su brillo! ¡Eso era muy extraño! Se sentó extasiado mientras que la Luz se acercaba aún más y finalmente se detuvo sobre su cabeza. ¡La noche era tan brillante como el día! Y la estrella parecía tener la forma de un disco y tan brillante que no podía verla directamente. Le pidió a María que se despertara y viera. María fue con Esu en los brazos, porque ella estaba asustada con la esa Luz. No obstante todo estaba silencioso, como si solo fuera un sueño.

Repentinamente, ellos escucharon voces, de igual manera que la noche en la que los pastores vinieron, pero en esta ocasión era como si fuera de día, y podían claramente ver a personas en ondeantes túnicas que rápidamente se acercaba de la calle próxima. Tanto María como José sintieron como su ansiedad se disipaba y una tranquila calma les llegó a sus espíritus mientras que la energía y la emoción de los extraños que se acercaban los rodeaban.

Había varios hombres de túnicas de colores brillantes con muy extraños diseños, y, sin embargo, ellos hablaban arameo, el lenguaje nativo. Eran muy gentiles y educados y solicitaron ver a bebé.Se emocionaron cuando María dejó que tomaran en brazos a Esu. Entonces empezaron a contarle a José y a María las extrañas historias, de la experiencia del hombre de Luz Blanca, y la Luz en el cielos que habían seguido por dos años, y de cómo Herodes los había dirigido hacia Belén, y que la Luz estaba ahora sobre sus cabezas.

Después María y José hablaron de sus experiencias con el Arcángel Gabriel, de su matrimonio, su viaje a Belén, y la extraña aparición de los pastores hacía unas semanas. Improvisadamente todos ellos se quedaron en silencio. Sintieron un lazo común y supieron dentro de sus espíritus el significado completo del nacimiento de Jesús.

Los sabios sinceramente desearon ayudar a esta pujante familia, así que les dieron varios regalos muy valioso, algunos de los cuales fueron una especia, mirra, la cual podía ser vendida o comercializada, incienso otra especia del Este, y oro que podía ser usado en cualquier lugar del Imperio Romano como un medio de intercambio. La voz de sus Corazones cantaron al abrazar a José, María y Esu. Ellos habían encontrado al sabio profeta. Ahí estaba la prueba. El viaje realmente, había valido la pena, porque habían visto,tocado y ayudado a Esu. ¡Él se convertiría en un gran Portador de la Verdad! En sus corazones ellos lo sabían.

Los sabios regresaron a sus campamentos en las afueras de Belén, mientras que la Luz en el Cielo permanecía sobre la pequeña casa en la calle “C”. Qué noche de gozo era mientras que lescontabana sus familiastodo lo que había pasado en Belén. Repentinamente alguien gritó “¡Miren la Luz en el Cielo!” ¡La Luz se estaba moviendo y mientras le observaban vieron ¡que bajaba del cielo nuevamente muy cerca de ellos! El mismo hombre de la Luz Blanca apareció frente a ellos. Él habló. Les dijo de las malas intenciones del Rey Herodes, porque él planeaba aniquilar a Esu, si fuera posible. Los sabios entendieron y estuvieron de acuerdo en rodear Jerusalén en su camino de regreso a su hogar. Y así fue que ellos partieron esa misma noche a su nación por otro camino.

José no podía dormir, a pesar de que tenía que hacerlo, ya que ellos iniciarían la jornada de regreso a su hogar en la mañana siguiente. La mente de José tenía un torbellino en su interior por todos los pensamientos de los eventos recientes. Repentinamente se irguió cuando un hombre de la Luz apareció en su puerta. Era el arcángel Gabriel, el mismo quien le había hablado en Nazaret en relación con el embarazo de María. ¡Era el Padre de Esu!

Gabriel le dijo estas palabras, “Levantate rápidamente, José, toma a Esu y a María, y escapen hacia el sur a Egipto, y quédense ahí hasta que yo les indique que es seguro regresar a su hogar. El Rey Herodes está buscando a Esu y planea asesinarlo. Mi Luz les mostrará el camino.”

Y así fue que José, María, y Esu rápida y silenciosamente se fueron esa misma noche sin que sus anfitriones lo supieran, y huyeron a Egipto por su seguridad, guiados por la Luz en el Cielo.

Mientras tanto, El Rey Herodes supo que había sido engañado por los sabios. Él en su furiosa rabia decidió ordenar que todos los niños de sexo masculino en Belén y en áreas circunvecinas, quienes fueran dos años o menores, fueran matados. Ésta era una muy maléfica y horrible tragedia que caería sobre la simple y pacifica gente. Cuando la gente supo eso se dieron cuenta que el Rey Herodes estaba intentando matar al niño, quien había nacido en un pesebre en Belén. La razón, ellos no la sabían, pero ellos sentían mucha pena por los chismes y el maltrato que le habían dado a esa extraña familia de Nazaret. Tal vez algún día sabrían qué les había pasado a ellos.

Mientras que el rey Herodes estaba diseñando sus malvados planes, un mensajero angelical vino hacia él y lo convenció de que Esu no sería una amenaza a su trono. Con ese entendimiento el Rey Herodes tuvo un cambio en su corazóny le dijo al mensajero que no tendría que matar a los niños, y que Esu y su familia ya no eran ninguna amenaza para su trono real.

Así fue que el Arcángel Gabriel nuevamente habló con José en Egipto, y le dijo que en ese momento ya era seguro regresar a su hogar. Así que José, María y Esu viajaron de regreso a su Hogar en Nazaret, Galilea, donde José continuaría con su comercio de carpintería.

Podrá el lector notar que históricamente el calendario Romano y el método del mantener el tiempo fue inexacto comparado con el calendario cósmico. La verdadera fecha de nacimiento de Esu Emmanuel fue el día 8 de Agosto de año 8 AC y no el año cero (AC/DC) como se supone. En segundo lugar, el nombre de Esu Emmanuel más tarde fue cambiado por los fariseos y escribas a, Jesús Cristo, para denotar deidad y engañar a la gente. De esa forma, se diría que él había sido hijo de Dios, y no de Gabriel como realmente sucedió. En tercer lugar, la fiesta de celebración del día 25 de diciembre y que se conoce como Navidad era en ese tiempo una fecha muy especial de culto satánico. Los líderes religiosos fueron persuadidos con varias mentiras para estar de acuerdo en celebrar el nacimiento de Esu en "Navidad". La Fecha no es importante, solo el significado del nacimiento de Esu. Él vino como un gran Portador de la Verdad y su vida cambió el curso de la historia de la Tierra Shan. Esu regresó en 1954 a nuestra Tierra Shan (Shan en un nombre cósmico, Tierra es un término genérico) con su nuevo nombre Sananda, y está en una orbita en nuestra Tierra Shan a bordo de una nave de comando, El Fénix, él terminará el trabajo que inició. Viene a traernos la verdad una vez más a la gente de la Tierra Shan, y por medio de la Luz de la Verdad, Sananda finalmente vencerá a su hermano Lucifer/Satán, dios de la oscuridad. Solo con nuestra iluminada ayuda se restaurará nuevamente el balance y armonía, mientras que nuestra Madre Tierra se mueve dentro de su nueva identidad en los reinos de la Luz.

Puede el lector darse cuenta que esa nave, El Fénix, es la misma nave que fue comandada por el Arcángel Gabriel hace dos mil años. Después de su bautizo en el Río Jordán por Juan el Bautista, la nave El Fénix llevó a Esu al desierto para sus 40 días de educación y preparación para su misión como Portador de la Verdad. Nuevamente en el fin de su Misión de enseñanza y curación, será “El Fénix” el que traerá a Esu desde el “Monte de la Transfiguración”. La nave en el Cielo que los sabios siguieron a Belén fue la “Estrella de Belén”, mientras que la nave que guió a José y María a Egipto nuevamente fue, “El Fénix”.

La mayoría de las referencias a las naves fueron removidas o reemplazadas por otras palabras como nubes en los primeros escritos por los malvados fariseos. Ellos no deseaban que la gente supiera la verdad. Las naves titilantes y su iluminación de colores pueden ser vistas en muchas naves en nuestro cielo nocturno actualmente como prueba de su presencia. Ellos están esperando ayudar a los humanos terrestres para establecer el Reino del Cielo del Dios Creador Aton en la Tierra en nuestros días. Esu Emmanuel Sananda regresará a la Tierra Shan nuevamente tal como lo prometió. Su regreso coincidirá con el anuncio público oficial del NESARA (Ley de Reforma Nacional y Económica), la cual marcará el inicio de la Época de Paz e Iluminación en nuestro planeta Tierra Shan. Ese anuncio sucederá en cualquier momento cercano.

Celebremos y compartamos la Luz de la Verdad, y cumplamos la Ley de servir y re-servir cada día en nuestro sendero, y no solo en el día de celebración llamado Navidad. Ayudemos a Esu Emmanuel Sananda en nuestro día para traer paz y alegría y amor Verdad a toda la gente, para que pueda haber Paz en la Tierra y buena voluntad para toda la gente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *