www.luisprada.com

Regreso a la Página Índice

Servicio yServidumbre

Por El Morya

Por el Maestro Ascendido El Morya* através de Tuieta, "Brillando la Luz Detrás del Escenario" ("Shining the LightBehind the Scenes"). Primero publicado en "Charlas con los Maestros: El Morya, ("Talks with the Masters: El Morya"), 1987. También publicado en la Revista Sedona Journal of EMERGENCE!, Agosto de 1996. Tomado de http://www.crystalinks.com/elmorya.html . Original en Inglés, traducción al Español por Luis Prada, Editor y Publicista de Brother Veritus’ Website.

* Conocido también como Moria, El Moria, Moria El, Morya, El Moriah o Morya Khan.

Visite el Sitio Web de Ellie Crystal en crystalinks.com.  Cubre entre otrostemas los siguientes:  Antiguas y Perdidas Civilizaciones, Cuerpos yEntidades Celestiales, Conspiraciones y Escuelas de Misterio, Creación, Cristales, Extraterrestres, Curación y Energía, Salud e Investigación, Mensajes de OtrosReinos, El Planeta Tierra, Profetas y Profecías, Desarrollo Psíquico yEspiritual, Lugares Sagrados, etc.  Ella es también un médium y hacelecturas psíquicas.Maestro Ascendido El Morya, Guarda del Primer Rayo

El Morya

Maestro Tibetano del Primer Rayo – Azul. Conectado alChakra de la Garganta. Jefe del Consejo de Darjeeling de la Gran HermandadBlanca. Está conectado al Templo de La Voluntad de Dios.

Acerca del Maestro El Morya:

Está trabajando para transformar al humano agresivo dedominación a voluntad para el bien.  Es la cabeza de todas las escuelasesotéricas.  Ayuda a dirigir a quienes desean lograr laauto-conciencia de manera que puedan aprender cómo expresar sus profundospensamientos internos y sentimientos.  ElMaestro El Morya asiste en estimular a quienes inicialmente puedan encontraralguna dificultad en reconocer la necesidad de aceptar la IluminaciónEspiritual.  También ayuda en el control delpoder de la voluntad y la tolerancia de uno cuando la vida parece difícil. Para aquéllos de ustedes cuyos intereses yacen en laastrología y la numerología este Maestro gustosamente ofrece su influencia. La extraordinaria devoción del Maestro por la palabra ytrabajo de Dios es un manantial poderoso que corre a través de lasencarnaciones de su alma en la Tierra como ha estado fiel en el papel de defensor, maestro, y ejemplo ante nuestros espíritus remontándose al Amor. 

El Moryareencarnó como Abrahán, el antiguo patriarca que emergió de Ur de la Caldeapara llegar a ser el prototipo y progenitor de las doce tribus de Israel. Retornando como Melchor, uno de los tres reyes magos del Este, siguió laestrella que anunció el nacimiento de lo mejor de su semilla quien cumpliríalas promesas de Dios bajo sus descendientes espirituales.  Como Arturo, reyde los Británicos, reunió los caballeros de la Mesa Redonda y las damas de lacorte de Camelot para conquistar el Santo Grial y obtener mediante iniciaciónlos misterios internos del Cristo.  Apareciendo de nuevo en el suelo deGran Bretaña como Tomás Becket tan bien como Tomás More, ambos mártires,jugó dos veces el papel de defensor de la Fe y retador del Rey Enrique–tambiénnacido dos veces (Enrique II and VIII), y dos veces opresor.  En el siglodécimo sexto, el viaje de su alma lo llevó al Este en la persona de Akbar, elmás grande de los emperadores Mongoles, y en el décimo noveno a Irlanda paraser su poeta laureado Tomás Moore.  De nuevo apareció como ElMorya Khan, quizás el más renombrado de los mahatmas Tibetanos. Paradójicamente,poca información bibliográfica de una naturaleza tradicional se dispone de ElMorya Khan. Es sabido que nació como un príncipe Rajput en la clase India delos guerreros y  gobernantes por su coraje y honor. La fecha de sunacimiento es incierta.

Lo que hace la vida de El Morya tan notable es sutrabajo de largo alcance en la fusión de las antiguas verdades espirituales delEste con las tradiciones del Oeste.  Esto fue logrado grandemente mediantela fundación de la Sociedad Teosófica en la última parte del siglo diecinuevey la instrucción subsiguiente entregada por esa organización por el Maestro Moryay su amigo de largo tiempo, el Maestro Kut Humi Lal Singh. Esta instrucciónvino en parte en la forma de cartas personales dirigidas a sólo un puñado deestudiantes Teosóficos, chelas del "Mahatma del Himavat."  Estascartas están ahora en archivo en el Museo Británico de Londres.

Encontrados también dentro de la literatura de lasociedad hay asombrosos testimonios ocasionales de los pocos Teosofistas quienesfueron visitados por este adepto del Himalayas quien,  en lo principal,prefirió permanecer no identificado por el mundo exterior. Los escritos deestos discípulos revelan que muchos se esforzaron aún por el más ligerocontacto con El Morya.

En 1898, El Morya Khan ascendió al corazón de Dios.

EllieCrystal

En ése que es el signo del Corazón, la Cabeza y laMano, os saludo.  Que podáis ser eso que es el amor y la voluntadmanifestadas sobre vuestro plano.  Yo soy Morya quien habla.  Yo soy Moryaquien viene en medio de vosotros, para que pueda compartir con vosotros unaporción.

Yo soy Morya quien es el guarda de eso que es conocidopor vosotros como el primer rayo, que es el poder y la voluntad del DivinoPrincipio, la Fuente Creadora.  Soy ése quien es tutorado, quien es guiadopor el Señor Mikaal.  Yo he caminado en vuestro plano.  De las muchasencarnaciones que he sido en vuestro plano.  Porque yo no Ascendí y perdílas ataduras terrenas tan pronto como algunos otros.  Sino que he logradoesa estación en donde no he necesitado de una encarnación sobre vuestro planopara cumplir mi porción.  Reconozco muchas de esas que vosotrosllamaríais fragilidades de la encarnación física.  He tropezado igualque vosotros habéis tropezado, y he crecido más allá de esos tropiezos. Y he sollozado al igual que vosotros sollozáis. Y he pedido que mis lágrimassean secadas y removidas de mí.  He sentido el amor de mi semejante, y he conocidoel amor de mi Creador.

Y ahora escucho cómo vosotros maulláis y cómovosotros lloriqueáis y declaráis los varios estados en los que estáis. Y como hacéis esto, yo reconozco que he también pasado por eseparticular estado que estáis expresando.

Hablo esta noche de un tema que es muy caro de losqueridos míos, porque hablaría de eso que es servicio y hablaría de esoque es servidumbre.  Porque vosotros de vuestro plano tenéis grandificultad en distinguir la diferencia.

¿Qué es servicio?  Servicio es evolucionarpara lograr vuestro más alto estado de desarrollo en una encarnaciónparticular.  Y como vosotros lograríais vuestro más alto estado, por vuestro propio acto asistiríais a otros a lograr el de ellos. No es unviaje del ego y no es que estoy centrándome, sino es un continuo estado de mirarhacia adentro, de comprender quienes sois y dónde estáis, qué estáis tratandode hacer.  Servicio es la manera más oportuna de evolución.  Servidumbrees la más lenta.  Y sin embargo no reconocéis la diferencia.  Servira vuestro hermano es asistirlo a lograr su más alto potencial.  Servir ala humanidad es reconocerla de una manera sin trabas, que permitáis que cada unoque forma la composición de la humanidad sea su propia totalidad sin colocarlímites o restricciones sobre ellos.  Servir a la humanidad no trae deudakármica.  Servir a vuestros hermanos no os deja responsables por susacciones.

Y me diríais: "Pero buen maestro, esto es lo queyo hago."  Y yo os diría, mis chelas, esto es lo que no hacéis. Porquecada uno de vosotros a medida que servís a vuestros hermanos entráis en unestado de servidumbre.  Vuestro hermano tiene un debilidad.  Enalgunos casos podría ser una debilidad física, podría ser una debilidadmental, una debilidad emocional.  Vuestro hermano tiene un área que notiene fortaleza.  Entonces, ¿qué hacéis, mis bienamados chelas? Saltáis de cabeza a asistir en esta área.  Yo os diría, vuestro hermanoestá sin un miembro y tiene dificultad para caminar, entonces, ¿qué hacéis? Lo alzaríais y lo llevaríais y le negaríais de su experiencia.  Lenegaríais del derecho del logro.  Le negaríais de su propioindividualismo, su propia habilidad para trabajar mediante y con esta condiciónparticular.

Reconocéis que todas las condiciones en las que osencontráis cuando entráis en encarnación, las habéis escogido para que sean,en que podáis aprender lecciones específicas, que balancearían ciertas áreasde vuestra evolución o que vosotros creceríais.  O, que yo diría, demanera que vosotros pudiereis crecer.  Así que ¿qué habéis logrado porvuestro hermano quien no tiene un miembro y tiene dificultad para caminar? A medida que lo habéis llevado, habéis entrado en un estado de servidumbre,porque lo habéis convencido y os habéis convencido que él no puede estarmóvil sin vuestra asistencia.  De manera que ¿qué sucede?  Él estáen deuda contigo.  Y sabed que como estáis en deuda debe serbalanceada.  Y como él está en deuda contigo, entonces, ¡he aquí!, ¿quésucede dentro de vuestro corazón?

Inicialmente no reconocéis lo que habéis hecho. No reconocéis la cantidad de servidumbre que fue requerida de ti como llevabaisa vuestro hermano por ahí.  Y entonces ¿qué sucede?  Hay unpequeño enojo que se envenena dentro de ti porque toma tanto de tu tiempo y note permite tu propia evolución.  Y este pequeño enojo crece en un granenconado furúnculo hasta que erupciona.  Y has apilado un sano pizarrónde deuda kármica.  Porque lo que inicialmente has hecho en amor, quedijiste era compasión, en verdad era piedad.  Y se ha tornado en algo queno es amor, sino que se ha tornado en obligación que es hecha conresentimiento, y un poco de irritación así como continuaras con estapráctica.  Otros de vuestro plano son muy buenos, son muy maravillosos encrear situaciones en donde ellos se puedan poner en servidumbre.  Y aúnotros están muy dispuestos en ponerlos a ellos en este estado.

Hay un balance kármico aquí que debe ser balanceado. Y si no podéis balancear eso en esta encarnación particular, entonces así esque cada uno de vosotros debería encarnar de nuevo, que tendríais laoportunidad de balancear eso que habéis creado.  ¿Es eso lo quedesearíais hacer?  ¿Es eso lo que desearíais?  No, me decís, no. Entonces os digo, mira cuidadosamente eso que hacéis.  ¿Es esto paraasistir a otro a lo largo de su sendero, para asistirlos en su evolución? ¿Está esto permitiéndoles su propia libertad de escogencia?  ¿Estáesto permitiéndoles ser el individuo y la totalidad que ellos son?  O ¿estáisdeslizándoos por los rincones y las grietas, que ofreceríais consejo gratis? Porque todos saben que vuestro consejo ¡es mejor que el de ellos!  ¿O quetullís a otro?  Si, esto es lo que hacéis.  Como forzáis tuvoluntad sobre otro, los lisiáis.  Los sofocáis.  Los asfixiáis. Porque no los dejáis ser libres.  Les robáis de su escogencia. Ahora,  esto es hecho, nosotros entendemos, con las más grandesintenciones.  Y sin embargo la intención es lo que causaría vuestraconfusión. Pueda yo sugeriros que paréis y mirad y examinéis lo quehacéis y por qué lo hacéis.  Cada acto!

Aquéllos de vosotros que tenéis pequeños confiados avuestro cuidado, ¿los sofocáis?  ¿Les permitid su libertad para hacersus propios errores, para hacer sus propias escogencias?  Y sin embargo ¿loshacéis responsables por eso que es vuestra esperanza del pequeñito? Vosotros deberíais, vosotros sabéis!  Porque ellos os han sido confiados.  Ellos han sido confiados en vuestro cuidado, y tenéisresponsabilidad por ellos.  Y aquéllos de vosotros quienes tenéis amigos,tenéis familias, tenéis amados quienes os llaman e imploran y toman tanto devuestro tiempo, ¿habéis creado esta servidumbre?  ¿Habéis creado esto,que ellos sean tan dependientes de vosotros que ellos no puedan sobrevivir sinvosotros?  Porque os habéis colocado en servidumbre.  Y me decís, "Perobuen maestro, esto yo no lo hago a propósito."  Y yo os digo, bien ybueno.  Servid a vuestro hermano.  ¡Servid a vuestro hermano! Servid con vuestro hermano, que vosotros ambos podáis evolucionar a lo largo devuestros senderos.  No neguéis a vuestro hermano nada que le asista en suevolución, pero negadle a vuestro hermano todo lo que lo hiciese dependiente deti.

¿No es que el conocido por vosotros como el maestroJesús no creó en unos servidumbre, sino que creó en ellos un amor por lahumanidad y un deseo para servir a toda la humanidad?  Porque el que fuehecho ciego podía ver, de suerte que pudiera compartir en gran abundancia consu hermano.  Y no es que quien podía caminar quien había estado cojo nomás necesitaba depender de otro para su movimiento?  Él pidió que ningúnhombre lo adorara.  En verdad, proclamó fuertemente que había sólo Unopara adorar, y que es el Señor Dios de Lo Más Alto.  Vino en amor portoda la humanidad.  Y asistía a todos como caminaban sus senderos, perola escogencia era de ellos cómo caminarían ese sendero.

Ésta es un área que ha tenido dificultad en vuestraevolución eclesiástica.  Porque lo que se ha dado en llamar vuestrasiglesias, vuestras religiones, ha buscado limitaros a un particular modo dedesarrollo.  O sí, dentro de vuestros países se es libre de escoger quéreligión se seguirá, pero sin embargo, cuando una es escogida os son dadasguías específicas que debéis seguir para evolucionar.  ¿Quién va adecir que ése es el modelo para toda la humanidad?  Ése que es el modelopara uno no es el modelo para otro.

Vosotras con maridos, vosotros con compañeras esposas,¿mirad de cerca vuestras relaciones de igualdad?  ¿Qué os ata juntos? ¿Estáis atados por deber, por obligación?  ¿Estáis atados por el hechode haber levantado vuestros hijos o haber traído unos a encarnación? ¿Podríano ser que quizás esa porción de vuestra evolución está terminada de maneraque podáis seguir adelante para crecer en otras áreas?  Vosotros devuestro planeta, vosotros de vuestra encarnación, tenéis dificultad convuestras relaciones hombre-mujer.

Hay veces, hay períodos dentro de vuestro ciclo en queagradecéis a uno por aquello que os ha dado y lo que habéis compartido. Pero cada uno de vosotros debéis reconocer que continuar la relación esamontonar una deuda kármica sobre cada uno de vosotros.  Porque no estáispermitiendo al otro a crecer.  No estáis permitiendo al otro suescogencia.  Y permanecer en una relación por deber u obligación es abrirel libro en el cual se escribe el karma.  Y algunos de vosotrosquienes participan de esta palabra podéis mirar a vuestra relación con vuestromarido o compañera esposa, y analizarla muy de cerca.  Y a medidaque la analizáis, quizá veríais que hay un amor, hay un compartir, hay uncrecimiento y evolución en la relación que ha estado tan involucrada en untrastorno emocional.

Hemos hablado del cambio que está siendo evidentedesde su comienzo en vuestro planeta. Éste no es un tiempo deservidumbre.  Para aquéllos de vosotros quienes estaríais atados enservidumbre os encontraréis removidos para balancear la deuda kármica en otrolugar.  Aquéllos de vosotros quienes caminaríais en servicio heredaréisun gran y hermoso día, porque seréis los unos que caminarán en una nuevaTierra.  Seréis quienes traerán el nuevo día.  No os equivoquéiscon estas palabras que yo compartía con vosotros, sino reconozcáis que hay unadiferencia.  Sirve a tu hermano, que tú puedas permitirle a él ser. Y como le permites a tu hermano ser, así también se te permite ser.  Nocrea esclavitud para ti u otro.  Porque estar esclavizado es estar atado yligado de manera que se te ha sido negada tu libertad.

En este punto en vuestro ciclo en el planeta, mirad loque hacéis y examinad vuestros motivos por los que lo hacéis.  Porque sidos de vosotros se pueden presentar a hacer la misma tarea, los motivos sinembargo serían enteramente diferentes.  Reflexionad bien sobre esto. Investigad profundo dentro de vosotros por vuestras razones, por vuestramotivación. Y como investiguéis, ¿qué encontraríais?  Ésos de vosotrosquienes continuamente se encuentran atados con hierros en las piernas y cadenasen servidumbre con otro, ¿es ésta vuestra escogencia?  ¿Hacéis estovoluntariamente?  ¿Es esto lo que queréis de esta encarnación?  Yésos de vosotros quienes tan fácilmente atan a vuestros hermanos, ¿seríaiscomo uno responsable por este hermano quien os sirve?  ¿Por qué hasentregado tu ser a éste?  ¿Por qué has permitido a otro venir y negartede tu libertad?  Y ¿por qué serías como uno que niega la del otro?

Hay unos sobre vuestro plano quienes están biensatisfechos con dejar que sus hermanos hagan sus asignaciones.  Sí, susasignaciones —eso que ellos estuvieron de acuerdo en hacer cuando hubieranvenido. Como vosotros voluntariamente intervendríais y haríais por éstos,les habréis negado su crecimiento.  Les habréis negado su oportunidadpara balancear sus propios pizarrones  [kármicos], sus propiosregistros.  Y habéis amontonado eso que es conocido por vosotros comokarma sobre vuestras espaldas.  Es muy difícil para vosotros entender ladiferencia.  Es muy difícil para vosotros reconocer que el someterse aotro es colocarlo como un amo.  Y así entonces habéis colocado sobreellos la responsabilidad por vuestras deudas.  Y el karma, la ley, la leyuniversal que se trae en efecto debe ser balanceada.  Si vosotros nopodéis balancearla en esta encarnación, entonces tendréis que encarnar juntosde nuevo, para que pudiera ser balanceada.  El hombre de la Tierra tienedificultad en reconocer y permitir que otro sea.  Como en vuestra jerga sepondría, tenéis dificultad de permitir a otro su propio espacio, justo comotenéis dificultad en aceptar el vuestro propio.

¡Sed!  Amad a toda la humanidad.  Servid atodos libre y desinteresadamente.  Permitid a vuestro hermano ser. Porque a medida que evolucionaríais a lo largo de vuestro sendero, así es quevosotros asistiríais voluntariamente a otro, pero la escogencia es de ellos siellos tomaran de vuestra asistencia.  Ésa es la diferencia entre servicio yservidumbre.  No creéis servidumbre con ningún hombre, sino servid atodos los hombres.  Esta lección no viene fácil para los del planetaTierra.  Esta lección es una que es muy difícil para el hombreentenderla, porque él ha asociado servidumbre con servicio.  Mirad a losque han sido llamados santos por vuestras iglesias.  La mayoría se hacolocado a si misma en esclavitud por y para sus semejantes.  Y aún losalabaríais y exaltaríais.  No exaltéis a ningún hombre quien estáesclavizado a otro.  Porque éstos que llamaríais santos si trabajanpasando este estado como ellos atienden a vosotros sobre este plano desde otro.

Yo ofrezco esta lección para vuestra consideración,que vosotros podríais crecer en vuestro entendimiento.  Yo desearía noimponer alguna cosa sobre vosotros, sino que puedan cada uno de vosotros cosecharde esto, eso que vosotros necesitáis para que así podáis evolucionar a vuestromás alto potencial.

Yo soy Morya.  Yo os dejo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copyright © 2019 Scepter Marketing. All rights reserved.