www.luisprada.com

Regreso a la Página Índice

Lo que Hagáis a Uno de Mis Pequeños,
A Mí Me Lo Hacéis

Madre Teresa de Calcuta

Discurso durante El Desayuno Anual de Oración — Washington, D.C. — 4 de Febrero de 1.994

Esta traducción fue tomada del Sitio Web: http://www.vidahumana.org.  Desafortunadamente la traducción no cubre el texto completo.  Las partes faltantes fueron traducidas por Luis Prada y corresponden al texto entre paréntesis angulares: "[ ... ]."  El texto original se puede ver en la Sección de Inglés de este Sitio Web.


Madre Teresa de Calcuta, IndiaEn el día del juicio, Jesús dirá a los que estén a su derecha: "Vengan, entren en el Reino. Porque tuve hambre y me dieron de comer; tuve sed y me dieron de beber; estuve enfermo y me visitaron..." Y luego el Señor dirá a los que estén a su izquierda: "Apártense de mí, porque estuve hambriento y no me dieron de comer; estuve sediento y no me dieron de beber; estuve enfermo y no me visitaron". Y ellos le preguntarán: "¿Cuándo te vimos hambriento, sediento o enfermo, y no te asistimos? Jesús les responderá entonces: "Todo lo que no hicieron por el más pequeño de sus hermanos, tampoco lo hicieron por mí".

[Como nos reunimos aquí para rezar juntos, pienso que será hermoso si empezamos con una oración que expresa muy bien lo que Jesús quiere que hagamos nosotros por el más pequeño.] San Francisco de Asís entendió muy bien estas palabras de Jesús y su vida está expresada muy bien en una oración. Y esa oración, que nosotros decimos todos los días después de la Santa Comunión, siempre me sorprende a mí, porque es muy apropiada para cada uno de nosotros.   [Y yo siempre me pregunto si hace 800 años cuando San Francisco vivió, tuvieron las mismas dificultades que tenemos hoy,  Yo pienso que algunos de Ustedes ya tienen esta oración de paz —de manera que la oraremos juntos.]

[Véase la Oración de San Francisco en Oraciones a Dios.]

Y Dios amó al mundo tanto que le dio a su hijo. Esa fue su entrega. Dios le dio su Hijo a la Virgen María, ¿y qué hizo ella con Él? Tan pronto como Jesús entró en la vida de María, inmediatamente ella fue de prisa a llevar esa buena noticia. Y al entrar ella a la casa de su prima Isabel, nos dicen las Escrituras que la criatura, el niño en el vientre de Isabel, saltó de alegría.  [Mientras que estaba en el vientre de María —Jesús trajo paz a Juan el Bautista quien saltó de gozo en el vientre de Isabel.]

Y por si aún fuese poco el hecho de que Dios [el Hijo llegara a ser uno de nosotros] se hiciese hombre y nos trajese su paz y su alegría desde el vientre de María, Jesús murió en la cruz para mostrarnos cuál es el amor mayor. El murió por ustedes y por mí [y por ese leproso y por ese hombre muriendo de hambre y esa persona desnuda yaciendo en la calle, no solo de Calcuta, sino de África, y de todas partes.  Nuestras Hermanas sirven estas pobres gentes en 105 países a través del mundo.] El Señor [Jesús] nos recuerda que nos amemos con el mismo amor que él nos tiene. Él dio su vida por amor a nosotros y de ese modo nos enseña, que debemos entregar lo que sea necesario para hacer el bien a los demás. Sí, así lo dice en su Evangelio: "Ámense como yo los he amado."

Jesús murió en la cruz porque con ello nos hacía un gran bien: la redención del egoísmo y del pecado. El Señor entregó todo para cumplir la voluntad del Padre del Cielo y darnos ejemplo de cómo debemos amar la voluntad del Padre y no anteponerle nada y amarnos así con el amor con que él nos amó. Si nos negamos a entregar lo que sea necesario para hacer el bien al prójimo, entonces ello quiere decir que aún vivimos en el pecado. [Esta última frase no está en el original en Inglés.]

Amar "hasta que nos duela"

Por eso hay que dar al hermano "hasta que nos duela." [No es suficiente que digamos: "Amo a Dios", sino que también tengo que amar a mi prójimo.  San Juan dice que Usted es un mentiroso si dice que ama a Dios y no ama a su prójimo.  ¿Cómo puede amar a Dios a quien no ve, si no ama a su prójimo a quien Usted ve, a quien Usted toca, con quien Usted vive?]  De ahí que sea tan importante tomar conciencia de que el amor, para ser verdadero, tiene que "dolernos" un poco. Debe ser un amor dispuesto a hacer todo lo que esté a nuestro alcance, no sólo para no hacer daño al otro si no para hacerle el bien al otro. Esto requiere que estemos dispuestos a sufrir un poco porque de otra manera, no habrá amor verdadero en nosotros y aunque brindemos justicia a los demás, no sembraremos la paz a nuestro alrededor [Esta última frase ".. y aunque brindemos ..." no es fiel al original, la traducción es: y traigo injusticia, no paz a aquellos alrededor mío.] ¿Estamos dispuestos a dar hasta que nos duela para ser así solidarios con nuestra familia, o anteponemos nuestros intereses personales? [No es parte del original.]

[Le dolió a Jesús el amarnos.  Hemos sido creados en Su imagen para grandes cosas, para amar y ser amados.  Solo "lo ponemos sobre Cristo" como nos dicen las Escrituras.  Y así, hemos sido creados para amar como Él nos ama.  Jesús hace de Sí Mismo el hambriento, el desnudo, el desamparado, el no querido, y Él dice, "Me lo hiciste a Mí."  En el último día dirá a aquellos a Su derecha, "lo que hiciste al más pequeño de estos, me lo hiciste a Mí", y dirá también a aquellos a la izquierda, "lo que dejaste de hacer por los más pequeños de estos, me lo dejaste de hacer a Mí."]

[Cuando estaba muriendo en la Cruz, Jesús dijo, "Tengo sed".  Jesús está sediento de nuestro amor, y esta es la sed de todos, tanto de pobre como rico.  Nosotros todos tenemos sed por el amor de otros,  que se salgan de su camino para evitar dañarnos y para hacernos bien.  Este es el significado del amor más verdadero, dar hasta que duela.]

[No puedo nunca olvidar la experiencia que tuve al visitar una casa en donde mantenían a todos estos viejos padres de hijos e hijas quienes los habían puesto en una institución y los olvidaron ' quizá.  Vi que en esa casa estas gentes de edad tenían todo —buena comida, lugar confortable, televisión, todo, pero cada uno miraba hacia la puerta.  Y no vi a ninguno con una sonrisa en la cara.  Me volteé a la Hermana y le pregunté: "¿Por qué estas gentes que tienen cada confort aquí, por qué están todos mirando a la puerta?  ¿Por qué no están sonriendo?"]

[Estoy acostumbrada a ver las sonrisas de las gentes, aún los que están muriendo sonríen.  Y la Hermana me dijo:  "Esta es la forma en que es casi cada día.  Están esperando, están esperanzados de que un hijo o hija vendrá a visitarlos.  Están dolidos porque están olvidados."  Y vean, este descuido para amar trae pobreza espiritual.  Quizá en nuestra familia tenemos a alguien que se está sintiendo solo, quien se está sintiendo enfermo, quien se está sintiendo preocupado.  ¿Estamos allá?  ¿Estamos dispuestos a dar hasta que duela para estar con nuestras familias, o ponemos nuestros intereses primero?  Estas son preguntas que debemos preguntarnos a nosotros mismos, especialmente cuando comenzamos este año de la familia.  Debemos recordar que el amor empieza en casa y debemos también recordar que el futuro de la humanidad pasa por la familia.]

[Estaba sorprendida en el Oeste al ver tantos jóvenes, muchachos y muchachas dándole a las drogas.  Y traté de averiguar por qué.  ¿Por qué es así, cuando aquellos en el Oeste tiene muchas más cosas que aquellos en el Este?  Y la respuesta era:  Porque no hay ninguno en la familia para recibirlas.  Nuestros hijos dependen de nosotros para todo —su salud, su nutrición, su seguridad, su llegar a conocer y a amar a Dios.  Por todo esto, nos miran con confianza, esperanza y expectativa.  Pero a menudo el padre y la madre están tan ocupados que no tiene tiempo par sus hijos, o quizá no están aún casados o han renunciado al matrimonio.  Así los hijos se van a las calles y se involucran en drogas y otras cosas.  Estamos hablando del amor de un hijo, que es en donde el amor y la paz deben empezar.  Estas son cosas que rompen la paz.]

El aborto, la mayor amenaza para la paz

Pero la amenaza más grande que sufre la paz hoy en día es el aborto, porque el aborto es hacer la guerra al niño, al niño inocente que muere a manos de su propia madre. Si aceptamos que una madre pueda matar a su propio hijo, ¿cómo podremos decirle a otros que no se maten? ¿Cómo persuadir a una mujer de que no se practique un aborto? Como siempre, hay que hacerlo con amor y recordar que amar significa dar hasta que duela. Jesús dio su vida por amor a nosotros. Hay que ayudar a la madre que está pensando en abortar; ayudarla a amar, aún cuando ese respeto por la vida de su hijo signifique que tenga que sacrificar proyectos o su tiempo libre. A su vez el padre de esa criatura, sea quien fuere, debe también dar hasta que duela.

Al abortar, la madre no ha aprendido a amar; ha tratado de solucionar sus problemas matando a su propio hijo. Y a través del aborto, se le envía un mensaje al padre de que no tiene que asumir la responsabilidad por el hijo engendrado. Un padre así es capaz de poner a otras mujeres en esa misma situación. De ese modo un aborto puede llevar a otros abortos. El país que acepta el aborto no está enseñando a su pueblo a amar sino a aplicar la violencia para conseguir lo que se quiere.  [Es por esto que el mayor destructor del amor y la paz es el aborto.]

El niño es un regalo de Dios

Hay mucha gente muy preocupada por los niños de la India o África, donde mueren tantos de hambre. Mucha gente está preocupada por la violencia en esta gran nación de los Estados Unidos. Está muy bien que estemos preocupados por todo eso. [esta última frase no está en el original.]  Pero a menudo esa misma gente no se preocupa por los millones de seres humanos aniquilados por decisión [deliberada] de sus propias madres. [Y esto es lo que es el gran destructor de la paz hoy —el aborto lo que trae a la gente a tal ceguera.

En la India y en todo lugar que visito, insisto en que debemos volver a dedicarle al niño toda la atención que se merece. El niño es un regalo de Dios para la familia. Cada niño ha sido creado a imagen y semejanza de Dios para cosas grandes, para amar y ser amado. Debemos colocar al niño de nuevo en el centro de nuestro cuidado y preocupación [el texto en Inglés dice: Y por esto apelo en la India y apelo por todas partes, "Traigamos al niño" al centro de nuestro cuidado y preocupación.]  Este es el único camino para que el mundo siga adelante [pueda sobrevivir]. Precisamente porque el niño es la única esperanza para el futuro. Cuando los más ancianos son llamados a la presencia de Dios, sólo sus hijos pueden ocupar su lugar.

[Pero ¿qué nos dice Dios?]  Dios nos dice: "Aunque una madre pueda olvidarse de su hijo, yo no me olvidaré de ti. Te he esculpido en la palma de mi mano."  Nosotros estamos esculpidos en la palma de Su mano. El niño que todavía no ha nacido ha sido esculpido en la mano de Dios desde su concepción, y ha sido llamado por Dios a amar y ser amado, no sólo ahora, en esta vida, sino para siempre, en la eternidad. Dios no se olvida nunca de nosotros

Combatamos el aborto con la adopción

Les confiaré algo hermoso: Estamos combatiendo el aborto con la adopción: cuidamos a la madre y adoptamos a su hijo. De ese modo hemos salvado miles de vidas. Hemos enviado comunidades a las clínicas, diciéndoles: "Por favor, no maten al niño, nosotros nos haremos cargo de él". Siempre hay algunos de los nuestros que les dice a las madres en problemas: "Venga, la cuidaremos y hallaremos un hogar para su hijo". Y así tenemos una gran demanda de niños por parte de matrimonios que no pueden tener hijos. Pero nunca entrego un niño a un matrimonio que haya hecho algo para no tener un hijo. Jesús dijo: "El que reciba a uno de estos pequeños [en mi nombre], a mí me recibe." Al adoptar un niño, esos matrimonios están recibiendo al mismo Señor [Jesús]  [pero abortando un niño, una pareja rechaza el recibir a Jesús.]

Les pido por favor que no maten a los niños. Yo quiero esos niños: ¡Dénmelos! Estoy dispuesta a aceptar todo niño que se pretenda abortar y darlo a un matrimonio que lo ame y a su vez sea amado por el niño. Sólo en nuestro Hogar Infantil de Calcuta hemos reunido 3,000 niños que han sido salvados del aborto, niños que luego han brindado mucho amor y alegría a sus padres adoptivos [y han crecido tan llenos de amor y gozo.]

La contracepción destruye el amor

Comprendo que los matrimonios deseen planificar sus respectivas familias. Pero para ellos existe la planificación familiar en base a métodos naturales. [La manera de planear la familia es una planificación familiar natural, sin contraceptivos.] El camino para una planificación de la familia no es el aborto sino el recurso a métodos naturales. Los métodos anticonceptivos destruyen esa capacidad de generar vida y, al practicarlos, los esposos están haciendo algo contra ellos mismos. La atención se dirige hacia ellos mismos y se destruye la donación de amor orientada hacia el cónyuge. En virtud del amor los esposos orientan su atención el uno hacia el otro, como ocurre en la planificación natural de la familia, y no hacia sí mismos, como sucede en el caso de los métodos no naturales. Una vez que se ha echado mano de estos últimos métodos, el paso hacia la realización de un aborto se da con facilidad.

Sé también que existen grandes problemas en el mundo, que muchos esposos no aceptan los métodos naturales de planificación de la familia. Desde luego, no podemos solucionar todos los problemas que existen en el mundo, pero no dejemos de luchar contra el peor de todos ellos; es decir, la destrucción del amor. Esto es lo que sucede cuando le decimos a la gente que use anticonceptivos o aborte.

Castidad: dominio de uno mismo y amor hacia el prójimo

Los pobres son gente magnífica: ellos pueden enseñarnos muchas cosas hermosas. Una vez vino un hombre muy pobre a agradecernos por haberle enseñado a planificar su familia con métodos naturales [porque no es nada más que auto-control nacido del amor del uno por el otro.] "Ustedes, la gente que practica la castidad, son los mejores en enseñar la planificación natural de la familia, ya que ésta no es nada más que dominio de uno mismo animado por el amor hacia el prójimo." [Esta frase entre comillas no está en el texto original.]  [Estas pobres gentes quizá no tiene nada que comer, quizá no tiene casa en donde vivir, pero pueden aún ser gran gente cuando son espiritualmente ricos.]

Cuando levantamos a una persona que se está muriendo de hambre en la calle, podemos reconfortarla con un plato de arroz y un pedazo de pan. Pero mucho más difícil de ayudar es aquella otra que padece pobreza espiritual, que se siente expulsada de la sociedad, no querida y aterrorizada. Un aborto, que a menudo viene después del empleo de métodos anticonceptivos, empobrece a la gente y esa pobreza es la más difícil de vencer.

El amor: la riqueza de muchos pobres

[Aquellos que están materialmente pobres pueden ser gente muy maravillosa.] Una tarde íbamos con una hermana por las calles y recogimos a cuatro personas abandonadas. Una de ellas, una mujer, se encontraba en una condición terrible. Les dije a las Hermanas: "Ustedes cuiden de estas tres: yo me encargaré de esta otra que se ve en peor estado". Hice por ella todo lo que estuvo a mi alcance. La acosté en una cama y en su rostro se encendió una sonrisa radiante. Tomó mi mano y pronunció una sola palabra: "¡Gracias!", y falleció.

Hice entonces un examen de conciencia: "¿Qué hubiese dicho yo si hubiese estado en su lugar?" Y mi respuesta fue muy simple: Hubiese tratado de atraer la atención sobre mí, diciendo: "Tengo hambre, me estoy muriendo, tengo frío, tengo dolores" u otras cosas por el estilo. Sin embargo, ella me dio mucho más: me ofreció su amor agradecido. Y murió con una sonrisa en los labios.

La caridad comienza en el hogar familiar

O aquel caso del hombre recogido en un basural, medio comido por los gusanos. Cuando lo trajimos a casa, nos dijo: "He vivido como un animal, en la calle, pero voy a morir como un ángel, amado y rodeado de cuidados". Luego de que le extrajimos todos los gusanos de su cuerpo, nos dijo con una amplia sonrisa; "Hermana, me voy con Dios." Y murió. Fue maravilloso apreciar la grandeza de este hombre que pudo hablar sin echarle culpas a nadie... Como un ángel...esa es la grandeza de la gente espiritualmente rica [aún cuando sean materialmente pobres.]

No somos trabajadores sociales. Quizás a los ojos de muchos estemos haciendo un trabajo social. Sin embargo nosotros aspiramos a ser contemplativos en medio del mundo, precisamente porque queremos llevar la presencia de Dios a las familias. Hay mucho odio y miseria y tenemos que comenzar en nuestros hogares con la oración y los sacrificios. La caridad comienza por casa y no se trata de cuánto hagamos sino de cuánto amor pongamos en las cosas que realicemos.

Si somos contemplativos en medio del mundo, no nos desanimaremos al enfrentar los problemas del mundo. [Debemos siempre recordar que Dios no dice en las Escrituras:  "Aún si una madre pudiera olvidar al hijo en su vientre —algo imposible, pero aún si ella pudiera olvidar— Yo nunca me olvidaré de ti."]

[Y de manera que estoy aquí hablándoles.  Quiero que encuentren al pobre aquí, justo en su propia casa primero.  Y empiecen el amor allí.]  Primero llevemos la buena noticia a los que nos rodean, y luego preocupémonos de nuestros vecinos, ¿sabemos quiénes son?

Una familia india me ofreció el ejemplo más extraordinario de amor al vecino. Un señor vino a nuestra casa y nos dijo: "Madre Teresa, hay una familia que no come desde hace varios días. Haga algo, por favor...". Tomé entonces un poco de arroz y fui hacia allí enseguida. Vi a los niños de aquella familia con ojos encendidos de hambre. No sé si alguna vez han visto gente que sufre hambre. Yo lo he visto a menudo. La madre de la familia recibió el arroz que le di y salió de su casa.

Cuando retornó le pregunté: "Adónde fue usted?" Me respondió con sencillez: "Mis vecinos también tienen hambre". Le pregunté entonces quiénes eran ellos: "Una familia musulmana" me respondió. Aquella tarde no regresé a ese lugar con más arroz porque quise que ambos, hindúes y musulmanes, experimentasen la alegría de compartir. Y ahí estaban los niños, radiantes de alegría, compartiendo la alegría y la paz con su mamá porque ella había sido capaz de amar hasta el dolor. Y precisamente allí comienza el amor, en el hogar familiar.

Que ningún niño sea privado del amor

Como muestra el ejemplo de esa familia, Dios no se olvida nunca de nosotros. Hay algo que tanto usted como yo podemos hacer siempre: Podemos conservar la alegría del amor de Jesús en nuestro corazón, y compartirla con todas las personas que encontramos en nuestra vida. Tratemos de lograr que la madre ame a su hijo, lo cuide y lo proteja; que no lo asesine, ni lo sacrifique. Y demos nuestro amor de manera ilimitada, siempre con una sonrisa. Tal como demuestra este ejemplo, Dios jamás nos olvida, siempre hay algo que podemos hacer para ayudar al otro. Conservemos en nuestro corazón la alegría de amar al Señor y compartamos con todos aquellos que nos rodean y que hallamos en nuestro camino. Esforcémonos para que ningún niño se vea privado de amor, de cuidados, o sea arrojado y aniquilado. Y demos, demos hasta que duela... siempre con una sonrisa en los labios.

Una vez hablé mucho sobre el hecho de dar con una sonrisa. Entonces un profesor americano me preguntó: "¿Es usted casada?" Le respondí: "Sí, y a veces me resulta difícil sonreírle a mi esposo Jesucristo cuando me plantea tantas exigencias [algunas veces."] ." Es real. Pero ahí comienza el amor: cuando se nos exige y a pesar de las exigencias damos con alegría.

[Una de las cosas más exigentes para mí es viajar por todas partes —y con publicidad.  Yo he dicho a Jesús que si no voy al cielo por ninguna otra cosa, iré al cielo por todos los viajes con la publicidad, porque sí que me han purificado y santificado y me han realmente alistado para ir al cielo.]

Si recordamos que Dios nos ama y que debemos amar al prójimo como el Señor mismo nos ama, de ese modo América se convertirá en un signo de paz para el mundo. Que desde aquí se dé un ejemplo de cuidado y atención a los seres más débiles, los niños aún no nacidos. Si ustedes se convierten en una antorcha de justicia y paz en el mundo, entonces habrán sido fieles a los principios de los fundadores de este país.   ¡Que Dios los bendiga!

Madre Teresa de Calcuta

Nota: Tomado del discurso de la madre Teresa de Calcuta en el Desayuno anual de Oración en Washington D.C., el 4 de febrero de 1994,  (se han añadido los títulos de los apartados)...

 El mensaje más conmovedor y aplaudido fue el de la oradora principal, la Madre Teresa de Calcuta. El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton y Al Gore, su vicepresidente, estaban presentes. Según parece no estaban allí más que para figurar y atraerse la atención de la gente, pues no sólo no aplaudieron, sino que después no hicieron nada para prohibir el aborto; dos años más tarde endurecieron más todavía la ley del aborto, permitiendo el presidente Clinton con su veto que continuase el "aborto por parto incompleto", la más monstruosa forma de matar a un niño en el último trimestre del embarazo.


La Orden de la Madre Teresa puede ser contactada via:

Misioneras de la Caridad
335 E. 145th Street
Bronx, NY 10451 USA
(212) 292-0019

54 A.G.C. Bose Road
Calcutta West Bengal  India