www.luisprada.com

Regreso a la Página Índice

El Accidente de Roswell de 1.947
Mike Quinsey

Tomado de: http://www.treeofthegoldenlight.com/  . Traducción al Español por Guillermo Herrera. Publicado en este sitio web el 28 de Julio del 2.004.

Éste debe ser uno de los accidentes de ovnis de los que más se ha informado. Creo que surge del hecho de que se informó con precisión en la prensa de aquel entonces. A pesar de los esfuerzos de las autoridades para ocultarlo el tema surge continuamente y la riqueza de pruebas apoya las afirmaciones de que éste fue un incidente auténtico. Raramente leen esto que está canalizado con otras fuentes y lo siguiente se agrega a la información disponible sobre este asunto intrigante.Mike Quinsey

Zoosh a Través de Robert Shapiro, "Brillando la Luz" ("Shining the Light"), 1.994:

Los extraterrestres eran una versión de seres grises de Zeta, originarios de un pequeño planeta cercano, pero no dentro del sistema de Zeta Retículi.

La nave no fue derribada realmente. En aquella época esa base en Roswell era quizás la única base con la que se experimentaba con un radar de largo alcance. Eso no sería hoy particularmente secreto para los servicios. En aquellos días, tenían el radar en el terreno. Lo querían en el cielo, pero sabían que tenían que lograr calcular la anchura de banda primero. Así pues lo que hicieron es construir un radar más y más poderoso. Lo que no comprendieron es que la radiación no iba sólo donde la antena la dirigía, sino que creó un campo de radiación en todas las direcciones. Podría decir que algunas de las personas en esta base, no todas, se enfermaron al final de su vida como resultado de esta radiación, lo que no fue ciertamente la intención de la gente que experimentaba con el radar.

Pero esta nave, que volaba cerca de la tierra, aunque no visiblemente, pasó a través de este campo increíblemente poderoso e interrumpió totalmente la capacidad de maniobrar su vehículo. Tienen que entender que los discos esencialmente vuelan en campos magnéticos. Se trasladan mediante su propia energía, pero lo que los mantiene suspendidos e impide que caigan como una piedra es el campo magnético de la Tierra. Así pues, este experimento de radar interrumpía el campo magnético de la Tierra en esa zona. Debido a que la interrupción ocurrió tanto tiempo y tan lejos, la nave trató valientemente de permanecer en el aire, pero no pudo. Mientras que bombeaban más energía interna para mantenerse en el aire, se hizo visible y se estrelló finalmente.

Estaban aquí como parte del personal de observación. No estaban directamente en contacto con los seres humanos. Estaban esencialmente en entrenamiento, aprendices, si quieren. Visitando puntos de interés en cierto sentido, pero también vigilando bases militares. Tienen que recordar que esta base en aquella época también estaba asociada con dispositivos atómicos, así que intentaban vigilarla. No entendían el problema con el radar. Eso se debía esperar puesto que no eran tan sofisticados como la gente que les enseñaba. Fue un accidente desafortunado.

De una carta fechada el 10 de abril de 1.996 que se envió al programa de radio “Art Bell Radio Show” junto con restos del accidente:

El equipo de recuperación llegó el lugar del desplome y encontró a dos tripulantes muertos, lanzados fuera del disco, y a un solo superviviente en el disco con la pierna izquierda rota. Los cuerpos se enviaron a la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson AFB para dispersarlos. Los restos se cargaron en tres camiones. El superviviente se comunicó por medios telepáticos e indicó: El disco era una nave de prueba enviada desde una nave de lanzamiento que estaba estacionada en la entrada dimensional al Sistema Solar de Terran, a 32 años luz de la Tierra. Habían estado conduciendo operaciones en la Tierra durante unos cien años. Otro grupo exploraba Marte y la Luna Io [una de las lunas de Júpiter, Nota del Editor]. Cada prueba llevaba una tripulación de tres personas. Una nave de lanzamiento tiene una tripulación de cien personas.

El disco que se estrelló había chocado con un meteorito en la órbita de la Tierra y procuraba compensar su vector de vuelo, pero debido a la colisión el sistema de propulsión ínter-atmosférico funcionaba incorrectamente y los ocupantes enviaron una señal de socorro a sus compañeros en Marte. Fueron autorizados a intentar un aterrizaje suave en el desierto de Nuevo México. Al mismo tiempo, el sistema de propulsión ínter-atmosférico tuvo un incendio eléctrico masivo y el disco estaba virtualmente desamparado. No pudieron ejercer la opción de activar el generador eléctrico dimensional para el viaje en el espacio profundo, ya que su vórtice de energía se habría aniquilado en los estados de Nuevo México, Arizona, California y en porciones de México. Los ocupantes eligieron esperar lo mejor, y sacrificaron literalmente sus vidas en lugar de destruir a poblaciones dentro de su proximidad.

El generador eléctrico dimensional se autodestruyó y también se desactivó el sistema de propulsión ínter-atmosférico para impedir que la tecnología cayera en manos de los terrestres. El superviviente fue examinado e interrogado durante unas veintiséis semanas (seis meses y medio) y luego lo colocaron a bordo de un transporte de la Fuerza Aérea de EE.UU. que se iba a enviar a Washington DC. El avión y todo el equipo desaparecieron bajo circunstancias misteriosas en camino a Washington. Tres aviones cazas de combate se enviaron para investigar una llamada de la señal de socorro del avión del transporte, y experimentaron muchos fallos en los sistemas eléctricos cuando entraban en el espacio aéreo de la última localización que se informó del avión. Nunca se encontró evidencia del desplome ni restos del avión.

Mike Quinsey
[email protected]