www.luisprada.com

Regreso a la Página Índice

Cuentos y Fábulas, Segundo Libro

Cuentos y Fábulas, Segundo Libro, será una compilación de 101 historias cortas con un mensaje para la transformación de la conciencia humana hacia la Luz.  Enseña por ejemplo, con el uso de metáforas, como el Divino Jesús enseñó a su gente.  Seguimos Su Camino.

Investigación y compilación hecha por Luis Prada, Editor y Publicista de Brother Veritus' Website.  Es ésta una labor de amor hecha con profunda pasión y con amor por la humanidad y para contribuir a la iluminación humana.

Este libro está también disponible en Inglés, véase Fables and Tales, Book II, en Brother Veritus' Website-English.  Véase también Cuentos y Fábulas, Primer Libro, en esta Sección.


 

Este libro electrónico en progreso en forma de página web tendrá 101 historias cortas para niños de todas las edades.  Éste será un buen comienzo para que su niño entre al reino de la espiritualidad.

Todas las traducciones al Español por Luis Prada.

Índice

27 historias

1. Cuando Debemos Enfrentar Nuestro Temor
2. Ama de Casa
3. La Pequeña Inteligente
4. El Aprendiz Quejumbroso
5. Luchar Hasta Vencer
6. La Muerte del Viejo Cura
7. El Árbol de los Deseos
8. No Escriba la Dirección Equivocada de Correo Electrónico
9. La Lección de la Mariposa
10. Despierta, Cariño
11. Cinco Lecciones para Hacerlo Pensar Sobre la Forma en que Tratamos a las Personas
12. El Papel Arrugado
13. Niños en la Iglesia
14. Trabajo por Un Dólar
15. Tenga Cuidado de lo que Prueba
16. Soy un Hijo de Dios
17. El Juez, el Ladrón, el Rico y el Rey

18. Las Pequeñas Cosas
19. La Leyenda del Amor Eterno
20. Chistes
21. Por Qué Lloran las Mujeres
22. La Niñita de Vestido Rosado
23. Las Lecciones del Fabricante de Lápices
24. Aieka o ¿Dónde Estás?
25. Preocupaciones
26. Familia
27. Sonata Claro de Luna
 
x x

x

x

Cuando Debemos Enfrentar Nuestro Temor
Autor Desconocido

Cuando Kruschev pronunció su famosa denuncia de la Era Estalinista, cuentan que uno de los presentes en el Comité Central dijo:
— ¿Dónde estaba usted, Camarada Kruschev, cuando fueron asesinadas todas esas personas inocentes?
Kruschev se detuvo, miró en torno por toda la sala y dijo:
—Agradecería que quien ha dicho eso tuviera la bondad de ponerse en pie.
La tensión se podía mascar en la sala, pero nadie se levantó.
Entonces, dijo Kruschev:
—Muy bien, ya tiene la respuesta, sea quien sea. Me encontraba en el mismo lugar en que usted está ahora.

Las circunstancias en la vida nos ponen en situación difícil. Es importante en esos momentos tener en cuenta los principios y valores que tenemos, porque de lo contrario, tendremos que prestar cuentas en un futuro sobre nuestra actitud en el momento. El miedo que a veces viene en estos momentos debe ser superado utilizando el poder de enfrentar, es decir, haciendo que el ser encuentre un método para resolver la situación, sin poner en riesgo su propia ética.
Índice

Ama de Casa
Autor Desconocido

En cierta ocasión, un grupo de mujeres reunidas una tarde tomando café, presumían un poco de sus logros profesionales.

Una hablaba de la maestría que estaba sacando; otra, del puesto en una compañía importante; otra, de su propio negocio y así todas fueron hablando de sus ascensos y logros.

Entre el grupo había una señora muy callada a la que le preguntaron a qué se dedicaba; ella, con un tono de vergüenza, respondió que se dedicaba al hogar, era Ama de Casa.

Una psicóloga que estaba presente salió inmediatamente en su defensa y le dijo: ¿Qué sería de este mundo si se hubieran extinguido esas valientes Madres de Familia? " y le recordó que la empresa de la que ella era presidenta, gerente y operaria jamás se podría igualar.

Una madre en el único lugar que es insustituible es en su propio hogar.  Profesión de una Madre:  Es la constructora de la base de la sociedad.  Cualquier mujer puede ser sustituida en cualquier cargo laboral, menos en su propio hogar.  La sociedad consumista ha hecho que se menosprecie su labor porque aparentemente no produce ingresos a la familia.  No hay nada más equivocado, pues una madre es la cabeza de la institución que representa la base de la sociedad.  La Empresa que dirige se llama FAMILIA y su producción es nada menos que todos los hombres y mujeres profesionales del futuro... de esta FAMILIA salen los futuros profesionales.

Cuando una madre cura las raspaduras de su hijo en las rodillas o es chofer de ellos en las tardes o va al supermercado para que todos tengan algo que comer, es, en ese momento, cuando ocupa el cargo de "GERENTE DE SERVICIOS GENERALES".

Cuando la vemos explicando difíciles divisiones con decimales a sus hijos o enseñándoles educación y respeto, ocupa el cargo de "GERENTE DE RECURSOS HUMANOS".

Cuando se le oye hablar de todas las cualidades de sus hijos, es una "GERENTE DE MERCADEO", pues nadie cree tanto en su producto, como una madre de sus hijos.

Su horario: ILIMITADO.  Su turno laboral puede empezar en la madrugada con el llanto del bebé con hambre, puede seguir el resto del día encargándose de que todo en la casa funcione bien.  Por la tarde es chofer y la profesora de sus hijos.  Por la noche, la esposa amorosa que escucha y atiende a su esposo y ella puede seguir levantada esperando a que su hijo adolescente llegue de la fiesta.  Cuando tiene un rato de descanso, no deja de pensar en sus funciones.  No puede delegar su trabajo porque, al imprimirle tanto cariño, es casi imposible encontrar personal capacitado para igualarla.  Ella no puede encargarle a la secretaria la transmisión de valores, de moral, de principios, ni mandar por fax el beso de las buenas noches.

Su salario: INALCANZABLE.  De hecho, ella misma no concibe la idea de recibir nada a cambio porque lo hace por amor.  Algún día de las madres recibe una flor, un dibujo con brillantes crayolas o la estrellita en la frente de su hijo.  Con esto siente que le han dado el mejor de los ascensos.

Pensión de Jubilación: Nada de esto recibirá, más bien después de 14 ó 18 años de inalcanzable trabajo será aparentemente despachada, sin prestaciones, cuando le dicen: por favor, mamá, no te metas; es mi vida".  Queda supuestamente despedida porque sólo la presencia de una madre es importante, aunque en esos momentos no se den cuenta.

Monumento o Diploma:  ¿Dónde está el monumento o diploma a estas EMPRESARIAS que no se cansan de ejercer su profesión?  El médico, empresario, artista, sacerdote, ingeniero, abogado, doctora, licenciada, arquitecto, etc., que entregan sus vidas a otros han salido de esas empresas llamadas "FAMILIAS".  Esos grandes profesionales son sus logros, honores, trofeos y diplomas.

¡QUE DIOS BENDIGA A LAS EJECUTIVAS DEL HOGAR!
Índice

La Pequeña Inteligente
Autor Desconocido

¡¡Te vas a sorprender!!! Si un niño puede entender esto, ¿por qué nosotros no?

Un día una niña de 6 años estaba en su salón de clases. La maestra iba a explicar la evolución a los niños. Entonces le preguntó a un niño:
MAESTRA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?
TOMMY: Sí.
MAESTRA: Tommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY: Sí.
MAESTRA: Ve afuera, mira hacia arriba y dime si puedes ver el cielo.
TOMMY: Muy bien (Volvió al cabo de unos minutos). Sí, vi el cielo.
MAESTRA: ¿Viste a Dios?
TOMMY: No.
MAESTRA: Ése es mi punto. No podemos ver a Dios porque no está ahí. Él no existe.

Una pequeña niña pidió permiso para hacerle unas preguntas al niño. La maestra aceptó y la niñita preguntó:
NIÑITA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?
TOMMY: Sí.
NIÑITA: Tommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY: Síííííííííííí... (Cansado de todas esas preguntas.)
NIÑITA: ¿Ves el cielo?
TOMMY: Síííííííííííí..
NIÑITA: Tommy, ¿ves a la maestra?
TOMMY: Sí...
NIÑITA: ¿Ves su cerebro?
TOMMY: No.
NIÑITA: Entonces, según lo que hemos aprendido hoy con la maestra, ¡ella no tiene cerebro!

Índice

  El Aprendiz Quejumbroso
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Un anciano maestro Hindú se cansó de las quejas de su aprendiz, y así que, una mañana, lo envió por algo de sal.  Cuando el aprendiz regresó el maestro le instruyó al joven infeliz poner una manotada de sal en un vaso de agua y luego beberla.

“¿A qué sabe?”, preguntó el maestro.
“Amargo”, escupe el aprendiz.

El maestro rió entre dientes, y entonces le pidió al joven tomar la misma cantidad de sal en la mano y ponerla en el lago.  Los dos caminaron en silencio al lago cercano, y una vez que el aprendiz lanzó al agua su manotada de sal, el viejo dijo, “Ahora bebe del lago.”

En cuanto el agua se escurría por la quijada del joven, el maestro le preguntó, “¿A qué sabe?”
“Fresca”, comentó el aprendiz.
“¿Te supo a sal?”, preguntó el maestro.
“No”, dijo el joven.

En esto el maestro se sentó al lado de este joven serio quien le recordaba de sí mismo y le tomó sus manos, diciendo: “El dolor de la vida es pura sal; ni más, ni menos.  La cantidad de dolor en la vida permanece exactamente la misma.  Sin embargo, la cantidad de amargura que probamos depende del recipiente en que ponemos la pena.  Así que cuando estás con dolor, la única cosa que puedes hacer es agrandar tu sentido de las cosas.  Deja de ser un vaso.  Conviértete en un lago.”
Índice

  Luchar Hasta Vencer
Autor Desconocido

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegaran su maestra y sus compañeros.

Una mañana llegaron y encontraron la escuela envuelta en llamas.  Sacaron al niño inconsciente más muerto que vivo del edificio. Tenía quemaduras graves en la mitad inferior de su cuerpo y lo llevaron urgente al hospital del condado.

En su cama el niño horriblemente quemado y semi-inconsciente, oía al médico que hablaba con su madre. Le decía que seguramente su hijo moriría, que era lo mejor que podía pasar, en realidad, pues el fuego había destruido la parte inferior de su cuerpo.

Pero el valiente niño no quería morir. Decidió que sobreviviría.  De alguna manera, para gran sorpresa del médico, sobrevivió.

Una vez superado el peligro de muerte volvió a oír a su madre y al médico hablando despacito. Dado que el fuego había dañado en gran manera las extremidades inferiores de su cuerpo, le decía el médico a la madre, habría sido mucho mejor que muriera ya que estaba condenado a ser inválido toda la vida sin la posibilidad de usar sus piernas.

Una vez más el valiente niño tomó una decisión. No sería un inválido. Caminaría. Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo, no tenía capacidad motriz. Sus delgadas piernas colgaban sin vida.

Finalmente, le dieron de alta. Todos los días su madre le masajeaba las piernas pero no había sensación, ni control, nada.  No obstante, su determinación de caminar era más fuerte que nunca.

Cuando no estaba en la cama estaba confinado a una silla de ruedas. Una mañana soleada la madre lo llevó al patio para que tomara aire fresco. Ese día en lugar de quedarse sentado se tiró de la silla. Se impulsó sobre el césped arrastrando las piernas.  Llegó hasta el cerco de postes blancos que rodeaba el jardín de su casa. Con gran esfuerzo se subió al cerco. Allí, poste por poste, empezó a avanzar por el cerco decidido a caminar.

Empezó a hacer lo mismo todos los días hasta que hizo una pequeña huella junto al cerco. Nada quería más que darle vida a esas dos piernas.

Por fin, gracias a las oraciones fervientes de su madre y sus masajes diarios, su persistencia férrea y su resuelta determinación, desarrolló la capacidad, primero de pararse, luego caminar tambaleándose y finalmente caminar solo y después correr.

Empezó a ir caminando al colegio, después corriendo, por el simple placer de correr. Más adelante en la universidad formó parte del equipo de carrera sobre pista.

Y aún después en el Madison Square Garden este joven que no tenía esperanzas de que sobreviviera, que nunca caminaría, que nunca tendría la posibilidad de correr, este joven determinado, Glenn Cunningham, llegó a ser el atleta estadounidense que ¡corrió el kilómetro más veloz el mundo!

Moraleja: Haz lo que puedas y Dios hará lo que no puedas.
Índice

  La Muerte del Viejo Cura
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Un viejo cura se estaba muriendo.  Le envió un mensaje a un agente de la Oficina Australiana de Impuestos y a su Abogado para que vinieran a la Rectoría.  Cuando arribaron fueron conducidos arriba a su recámara.  En cuanto entraron al cuarto, el cura extendió sus manos y les indicó que se sentaran a cada lado de la cama.  El sacerdote les cogió las manos, suspiró contento, sonrió y miró fijo al techo.  Por un tiempo ninguno dijo nada.

Tanto el agente de impuestos como el Abogado estaban conmovidos y halagados de que el viejo cura les pidiera estarse junto a él durante sus momentos finales.  Estaban también perplejos porque el cura nunca les había dado ninguna indicación de que a él en particular les gustara alguno de ellos.

Finalmente el Abogado preguntó, "Padre, ¿por qué nos pidió a los dos venir?"

El viejo sacerdote reunió alguna fuerza, luego dijo débilmente, "Jesús murió entre dos ladrones, y así es como me quiero ir yo también."
Índice

   El Árbol de los Deseos
Autor Desconocido

Un viajero muy cansado se sienta bajo la sombra de un árbol sin imaginarse que iba a encontrar un árbol mágico,  "El Árbol que convierte en realidad los deseos".

Sentado sobre la tierra dura él pensaba que sería muy agradable encontrarse una cama mullida.  Al momento, esta cama apareció al lado suyo.

Asombrado el hombre se instaló y dijo que el colmo de la dicha sería alcanzado, si una joven viniera y masajeara sus piernas tullidas.  La joven apareció y lo masajeó de una manera muy agradable.

—Tengo hambre —dice el hombre— y comer en este momento sería con seguridad una delicia.  Una mesa surgió cargada con alimentos suculentos.  El hombre se alegra. Come y bebe. Su cabeza se inclina un poco. Sus párpados, por la acción del vino y la fatiga, se cierran. Se dejó caer a lo largo de la cama y pensaba ahora en los maravillosos eventos de este extraordinario día.

—Voy a dormir una hora o dos —se dice él. Lo peor sería que un tigre pasara por aquí mientras duermo.

Un tigre aparece enseguida y lo devora.

  

Ud. tiene en sí mismo un árbol de deseos que espera sus órdenes.  Pero cuidado, él también puede realizar sus pensamientos negativos y sus temores. Puede contaminarse de ellos y bloquearse. Éste es el mecanismo de las preocupaciones.

Yo le deseo, de todo corazón, una vida libre de preocupaciones, de pensamientos negativos y temores, ¡a la sombra de su propio Árbol de los Deseos!
Índice

   ¡No Escriba la Dirección Equivocada de Correo Electrónico!
Una lección a ser aprendida al escribir la dirección equivocada de correo electrónico!
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Una pareja de Minneapolis decidió irse a la Florida a descongelarse durante un invierno particularmente helado.  Planearon estarse en el mismo hotel en donde pasaron su luna de miel hacía 20 años.

Debido a los agitados itinerarios fue difícil coordinar sus itinerarios de viaje.  Así que el esposo salió de Minnesota y voló a la Florida el jueves con su esposa volando al día siguiente.

El esposo chequeó en el hotel.  Había un computador en el cuarto, así que decidió enviar un correo electrónico a su esposa.  Sin embargo, accidentalmente dejó por fuera una letra de su dirección de correo electrónico, y sin darse cuenta de su error, envió el correo electrónico.

Mientras tanto, en algún lugar de Houston, una viuda justamente había regresado a casa del funeral de su esposo.  Él fue un ministro quien fue llamado a casa a la gloria en seguida de un ataque al corazón.  La viuda decidió chequear su correo electrónico esperando mensajes de parientes y amigos.  Después de leer el primer mensaje gritó y se desvaneció.

El hijo de la viuda entró de prisa al cuarto, encontró a su madre en el piso, y vio la pantalla del computador en la cual se leía:

 

A: Mi Querida Esposa
Referencia: He Llegado
Fecha: 16 de Octubre del 2.004
Sé que te sorprenderá que escuches de mí.  Ellos tienen computadores aquí ahora y te permiten enviar correos electrónicos a seres queridos.  Justo llegué y ya he sido chequeado.  Veo que todo ha sido preparado para tu llegada mañana.  ¡Espero con ganas verte entonces!
Espero que tu viaje sea tan sin contratiempos como fue el mío.
P.D. Por seguro que es insólito lo caliente que es aquí abajo.

Índice

   La Lección de la Mariposa
Autor Desconocido

Un día una pequeña abertura apareció en un capullo. Un hombre se sentó y observó por varias horas cómo la mariposa se esforzaba para que su cuerpo pasase a través de aquel pequeño agujero.

Entonces pareció que ella ya no lograba ningún progreso.  Parecía que ella había ido lo más lejos que podía en su intento y no podía avanzar más.

Entonces el hombre decidió ayudar a la mariposa: tomó una tijera y cortó el resto del capullo.  La mariposa entonces salió fácilmente.  Pero su cuerpo estaba atrofiado, era pequeño y tenía las alas aplastadas.  El hombre continuó observándola porque él esperaba que, en cualquier momento, las alas de ella se abrirían y se agitarían para ser capaces de soportar el cuerpo, el que a su vez, iría tomando forma.

¡Nada ocurrió!  En realidad, la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose con un cuerpo deforme y alas atrofiadas. Ella nunca fue capaz de volar.  Lo que el hombre, en su gentileza y voluntad de ayudar, no comprendía era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la mariposa pasara a través de la pequeña abertura era el modo por el cual Dios hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa llegar a las alas, de tal forma que ella estaría pronta para volar una vez que estuviera libre del capullo.

Algunas veces el esfuerzo es justamente lo que precisamos en nuestra vida.  Si Dios nos permitiera pasar a través de nuestras vidas sin obstáculos, Él nos dejaría lisiados.  No seríamos tan fuertes como podríamos haber sido y nunca podríamos volar.

Pedí fuerzas... y Dios me dio dificultades para hacerme fuerte.  Pedí sabiduría... y Dios me dio problemas para resolver.  Pedí prosperidad... y Dios me dio un cerebro y músculos para trabajar.  Pedí coraje... y Dios me dio obstáculos que superar.  Pedí amor... y Dios me dio personas para ayudar.  Pedí favores... y Dios me dio oportunidades.

"No recibí nada de lo que pedí... pero recibí todo lo que precisaba."
Índice

   Despierta, Cariño
Autor Desconocido

¡Despierta, cariño mío que la aurora está asomando!
Mírala qué hermosa llega con su luminoso manto.
¡Sonríe, cariño mío, y abre ya tus ojos claros! que todas las ninfas del bosque alegres te vienen cantando.
Has coronado mi frente de un brillo desconocido.
Dime, tesoro, ¿eres todo mío?, ¿o tan sólo eres un pasajero regalo?  ¿Con quién soñaste en la noche, cariño?
Dime, mi niño, ¿a quién besaste en los cielos que hoy te despiertas tan claro?

¡Mami! He jugado con luceros, me hice amigo del Sol, y me enseñó su canción que entonan el mar y el viento.
Pero ya la conocía... Era tu voz, tan querida, la que sonaba en lo alto, la misma que yo escuchara metidito aquí, en tu regazo.

¿Es eso cierto, mi vida?  Yo la aprendí en el Silencio, acunándote despacio cuando eras muy pequeñito.
Pero hoy ya has crecido, tu caminar ¡va tan rápido...!
¡Cariño! ¡Mi niño! ¡Cariño mío!  Soy mami... así te quise y te quiero Siénteme siempre a tu lado.
Índice

   Cinco Lecciones para Hacerlo Pensar
Sobre la Forma en que Tratamos a las Personas
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

1 – Primera Lección Importante — La Señora de la Limpieza

Durante mi segundo mes de universidad nuestro profesor no dio una prueba.  Yo era una estudiante consciente y había pasado rápido por las preguntas hasta que leí la última:

"¿Cuál es el nombre de la mujer que limpia la escuela?"  De seguro que esto era algún tipo de chiste.  Había visto a la mujer de la limpieza varias veces.  Era alta, de pelo oscuro y en sus 50, pero ¿cómo es que yo debería saber su nombre?

Le entregué el papel dejando en blanco la última pregunta.  Justo antes de que se terminara la clase, un estudiante preguntó si la última pregunta contaría para la nota del examen.

"Absolutamente," dijo el profesor.  "En sus carreras Uds. conocerán a muchas personas.  Todas son significativas.  Ellas se merecen de su atención y cuidado aún si todo lo que Uds. hacen es sonreír y decir "hola."

Nunca he olvidado esa lección.  También aprendí que su nombre era Dorothy.

2. – Segunda Lección Importante — Recoger en la Lluvia

Una noche, a las 11:30 p.m., una mujer afro-americana mayor estaba parada al lado de una autopista de Alabama tratando de soportar una tormenta aguda.  Su carro se había descompuesto y desesperadamente necesitaba que alguien la llevara.  Empapada decidió hacer señales para que parara el próximo carro.  Un hombre joven blanco paró para ayudarla, lo que no se escuchaba que sucediera generalmente en aquellos 1960 llenos de conflicto.  El hombre la llevó a lugar seguro, le ayudó a conseguir ayuda y la puso en un taxi.

Ella parecía estar de mucha prisa pero escribió su dirección y le agradeció.  Siete días pasaron y llegó un toque a la puerta del hombre.  Para su sorpresa, un gigante televisor a color de consola le fue entregado a su casa.  Una nota especial estaba sujeta a él.  Leía:

"Muchas gracias por ayudarme en la autopista la otra noche.  La lluvia no sólo empapó mis ropas, sino también mi espíritu.  Fue entonces cuando usted vino.  Gracias a usted pude llegar al lecho de mi esposo falleciente justo antes de que él se muriera... Dios lo bendiga por ayudarme y por servir a otros desinteresadamente.

"Siinceramente,
"La Señora de Nat King Cole."

3 – Tercera Lección Importante — Siempre Recuerde a Aquéllos a Quienes Sirve

En los días cuando el helado de crema con chocolate costaba mucho menos, un muchachito de 10 años entró a la cafetería de un hotel y se sentó a la mesa.  Una mesera puso un vaso de agua en frente de él.

"¿Cuánto cuesta el helado con chocolate?" preguntó.
"Cincuenta centavos," replicó la mesera.
El muchachito sacó un manojo de su bolsillo y estudió sus monedas.
"Bueno, ¿cuánto es un plato de sólo helado de crema?" inquirió.
Para este tiempo más gente estaba esperando por mesa y la mesera estaba poniéndose impaciente.
"Treinta y cinco centavos," bruscamente replicó.
El muchachito contó de nuevo sus monedas.
"Déme un helado de crema solo," dijo.

La mesera le trajo su helado de crema, puso el recibo en la mesa y se retiró.  El muchachito terminó su helado, pagó en la caja y se fue.  Cuando la mesera regresó empezó a llorar en cuanto limpiaba la mesa.  Allí, colocados pulcramente al lado del plato vacío, estaban dos monedas de cinco centavos y cinco de a centavo.

Vea, no podía comerse el helado con chocolate porque no le quedaba suficiente para dejarle a ella una propina.

4 – Cuarta Lección importante. — El Obstáculo en Nuestro Camino

En tiempos antiguos un rey hacía colocar un pedrusco en la vía.  Luego él se ocultaba y miraba para ver si alguien removería la inmensa roca.  Algunos de los mercaderes más ricos del rey y los cortesanos venían y simplemente caminaban alrededor de ella.  Muchos fuertemente le echaban la culpa al rey por no mantener limpias las carreteras, pero ninguno hacía nada por quitar la piedra del camino.

Entonces un campesino venía llevando una carga de vegetales.  Al acercarse al pedrusco, el campesino descargó su carga y trató de mover la piedra al lado de la vía.  Finalmente tuvo éxito después de mucho empujar y esforzarse.  Después de que el campesino recogió su carga de vegetales, notó una bolsa que yacía en la carretera en donde había estado el pedrusco.  La bolsa contenía muchas monedas de oro y una nota del rey indicando que el oro era para la persona que removiera el pedrusco de la vía.  ¡El campesino aprendió lo que muchos de nosotros nunca entendimos!  Cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar nuestra condición.

5 – Quinta Lección Importante — Dando Cuando Cuenta...

Hace muchos años cuando trabajé como voluntaria en el hospital, vine a conocer a una niñita de nombre Liz quien estaba sufriendo de una rara y seria enfermedad.  Su única oportunidad de recuperarse parecía ser una transfusión de sangre de su hermano de cinco años de edad, quien había milagrosamente sobrevivido a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos que se necesitaban para combatir la enfermedad.  El doctor le explicó la situación a su hermanito y le pidió al muchachito si estaría dispuesto a dar su sangre para su hermana.

Lo vi dudar por sólo un momento antes de tomar una profunda respiración y decir, "Sí, la daré si la salva."  En cuanto progresaba la transfusión, él yacía en cama próximo a su hermana y sonreía, como todos lo hicimos, viendo que el color le regresaba a sus mejillas.  Entonces su cara se puso pálida y se desvaneció su sonrisa.

Miró al doctor y le preguntó con una voz temblorosa, "¿Me empezaré a morir de una vez?"

Siendo joven, el muchachito había entendido mal al doctor, pensó que iba a tener que darle a su hermana toda su sangre a fin de salvarla.

Más importante, "Trabaje como si no necesita del dinero, ame como si nunca ha sido lastimado y dance como lo hace cuando nadie lo está mirando."
Índice

El Papel Arrugado
Autor Desconocido

Mi carácter impulsivo me hacía reventar en cólera a la menor provocación.  La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado.

Un día un psicólogo, a quien me vi dando excusas después de una explosión de ira, me entregó un papel liso.

Y entonces me dijo: “Estrújalo.”  Asombrado, obedecí e hice una bola con el papel.

Luego me dijo: “Ahora déjalo como estaba antes.”  Por supuesto que no pude dejarlo como estaba.  Por más que traté, el papel quedó lleno de arrugas.

Entonces el psicólogo dijo: “El corazón de las personas es como ese papel.   La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel.  Aunque intentemos enmendar el error,  ya estará 'marcado' ”.

Por impulso no nos controlamos y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos.  Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado.  Y lo más triste es que dejamos “arrugas” en muchos corazones.

Desde hoy sé más compresivo y más paciente.  Cuando sientas ganas de estallar recuerda “El papel arrugado.”  Es un consejo que te doy.
Índice

 

Niños en la Iglesia
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)
Nota: Dos chistes no se tradujeron porque la gracia está en el juego de palabras en inglés que se pierde con la traducción.

 1. El Nombre del Papá de Jesús:
Un maestro de escuela dominical le preguntó a su clase, "¿Cuál es el nombre de la madre de Jesús?"  Un niño respondió, "María."
El maestro preguntó luego, "¿Quién sabe cuál fue el nombre del padre de Jesús?" Un pequeñín dijo, "Virgen."
Confundido el maestro le preguntó, "¿De dónde sacó eso?"
El chiquitín dijo, "Bueno, como sabe, siempre están hablando de Virgen y María.''

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

2. Se oyó rezando a un niñito: "Señor, si no puedes hacerme un niño mejor, no te preocupes por esto.  La estoy pasando muy bien como soy."

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

3. Después del bautismo de su hermanito en la iglesia, Juancito sollozaba por todo el camino a casa en el asiento trasero del carro.  Su padre le preguntó tres veces qué era lo malo.  Finalmente el muchachito replicó, "Ese predicador dijo que quería que creciéramos en un hogar cristiano, y yo quiero seguir con Uds."

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

4. Estaba enseñándole a mi hija Caterina de tres años de edad el Padre Nuestro por varias noches a la hora de dormir, ella repetía después de mí las líneas de la oración.  Finalmente, decidió hacerlo sola.  Escuchaba con orgullo cuando ella enunciaba cuidadosamente cada palabra hasta el puro final de la plegaria: "No nos dejes caer en tentación," ella rezó, "mas mándanos algún E-mail. Amén."

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

5. Un niño de cuatro años de edad rezaba, "Y perdónanos nuestros botes de la basura así como nosotros perdonamos a aquéllos que ponen basura en nuestros botes."

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

6. Un maestro de escuela dominical les preguntó a sus niños cuando iban de camino al servicio de la iglesia, "¿Y por qué es necesario estar callado en la iglesia?"  Una brillante niñita replicó, "Porque la gente está durmiendo."

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

7. Una madre está preparando panqueques para sus hijos, Kevin de 5 años y Raúl de 3.  Los niños empezaron a argumentar sobre a quién se le daría el primer panqueque.  Su madre vio la oportunidad para una lección moral.  "Si Jesús estuviera sentado aquí, Él diría, 'Permitamos que a mi hermano se le dé el primer panqueque, Yo puedo esperar.' "  Kevin se volvió a su hermano menor y dijo, "Raúl, ¡tú eres Jesús!"

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

8. Un padre estaba en la playa con sus hijos cuando un hijo de cuatro años corrió hacia él, le agarró la mano, y le condujo a la playa en donde yacía muerta una gaviota en la arena. "Papi, ¿qué le sucedió a ella?” el hijo preguntó."Murió y se fue al Cielo," el papá respondió.
El muchachito pensó por un momento y luego dijo, "Dios la tiró hacia abajo de regreso?"

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

9. Una señora invitó a unas personas a una comida.  En la mesa se volteó hacia su hija de seis años de edad y le dijo, "¿Te gustaría rezar una oración de agradecimiento?" "No sabría qué decir," replicó la niña.
"Sólo di lo que escuchas a Mami decir," respondió la señora.
La hija inclinó su cabeza y dijo, "Señor, ¿por qué diablos invité a toda esta gente a cenar?"

Índice

Trabajo por Un Dólar
Autor Desconocido

Nota del Editor:  En la tecnología electrónica y de computadores es común tener tableros de circuitos impresos que contienen potenciómetros o resistencias variables que tienen un tornillito que necesita ser ajustado para dar un valor de referencia para que trabaje correctamente el circuito.  Se ajusta en la fábrica pero con el tiempo puede requerir reajuste.  El truco es saber qué tornillo ajustar.

Algunas veces es un error juzgar el valor de una actividad simplemente por el tiempo que toma realizarla. Un buen ejemplo es el caso del ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora muy grande, extremadamente compleja, una computadora que valía 12 millones de dólares.

Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

— ¿Cuánto le debo? —preguntó.
—Son mil dólares, si me hace el favor.
— ¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito? ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique.

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue. A la mañana siguiente el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin chistar. La factura decía:

         Servicios prestados:
        Apretar un tornillo ------------------------ 1 dólar
        Saber qué tornillo apretar ----------999 dólares

Manda este e-mail a todos aquellos profesionales que día a día se enfrentan con la desconsideración de quienes por su propia ignorancia no alcanzan a entenderlos y regálales al menos un momento de  humor.  RECUERDA: "SE GANA POR LO QUE SE SABE, NO POR LO QUE SE HACE."
Índice

Tenga Cuidado con lo que Prueba
Autor Desconocido

El día del maestro los niños le trajeron regalos a la profe. El hijo del panadero le trajo un pastel muy rico; el hijo del dueño del vivero le trajo una planta hermosa; la hija del dueño de la frutería le trajo una canasta de frutas. Entonces llegó el momento de abrir el regalo del hijo del dueño de la licorera.

La maestra alzó la caja tan pesada y notó que algo se había derramado.  Lo probó y dijo..."¿será vino?", y el niño contesto, "no".  Entonces la maestra probó otra vez y dijo, "¿será champaña?, y el niño dijo, "no". Entonces la maestra dijo: "Me doy por vencida, ¿qué es?" Y el niño contesto: "Es un perrito."

Y la moraleja es: Mucho cuidado con lo que prueban.
Índice

Soy un Hijo de Dios
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Un profesor de seminario estaba de vacaciones con su esposa en Gatlinburg, Tennessee. Una mañana estaban desayunando en un pequeño restaurante esperando gozar de una comida tranquila y familiar.  Mientras que esperaban su comida, notaron a un hombre de semblante distinguido, de cabello blanco, que iba de mesa en mesa visitando a los clientes.  El profesor se inclinó hacia su esposa y le susurró, “Espero que se nos venga para acá.”

Pero de seguro, el hombre sí se vino a su mesa.

—¿De dónde vienen, señores?, preguntó con voz amistosa.
—Oklahoma, ellos respondieron.
—Bueno tenerlos aquí en Tennessee, dijo el extraño, ¿en qué trabaja?
—Enseño en un seminario, replicó.
—Oh, así que Ud. le enseña a los predicadores cómo predicar, ¿no es verdad? Bien, tengo una historia verdaderamente buena para Uds.

Y con eso, el caballero acercó una silla y se sentó a la mesa con la pareja. El profesor refunfuñó y pensó para sí mismo, "Fenomenal. Justo lo que necesitaba ... ¡otra historia de predicador!"

El hombre empezó:
— ¿Ven esa montaña allá? (Señaló a la ventana del restaurante). No distante de la base de esa montaña había nacido un muchacho de una madre soltera. Tuvo dificultades en su crecimiento porque a cada lugar que iba siempre le hacían la misma pregunta, “Hola muchacho, ¿Quién es su papá?” Si estaba en la escuela, en la tienda de abarrotes o en la droguería, la gente le hacía la misma pregunta, “¿Quién es su papá?”
—Se escondía de los otros estudiantes en el recreo y a la hora del almuerzo.  Evitaba ir a las tiendas porque esa pregunta le hería muy fuerte.  Cuando rayaba en los doce años de edad un nuevo predicador vino a su iglesia.  Siempre llegaba tarde y se escabullía temprano para evitar oír la pregunta, “¿Quién es su papi?”
—Pero un día el nuevo predicador dio la bendición tan rápido que quedó atrapado y tuvo que salir con la multitud. Casi al tiempo que llegaba a la puerta trasera el nuevo predicador, sin saber nada acerca de él, puso su mano en su hombro y le preguntó, “Hijo, ¿quién es tu papi?”
— ¡Toda la iglesia hizo un silencio de muerte!  Él lo podía sentir en cada ojo en la iglesia que lo miraba.  Ahora todos finalmente sabrían la respuesta a la pregunta, “¿Quién es su papá?”  Este nuevo predicador, no obstante, sintió la situación alrededor suyo y usando el discernimiento que sólo el Espíritu Santo puede dar, dijo lo siguiente a ese muchachito asustado:

—¡Espera un momento!  ¡Sé quién eres! Veo la semejanza familiar ahora.  Eres un hijo de Dios. Con eso le dio unas palmaditas en su hombro y dijo: “Muchacho, has tenido una gran herencia.  Ve y reclámala.”
—Con eso el muchacho sonrió por primera vez en largo tiempo y salió por esa puerta como una persona cambiada. No era de nuevo el mismo. Siempre que alguno le preguntara, “¿Quién es su papá?”, solamente le respondería, "Soy un Hijo de Dios."

El caballero distinguido se levantó de la mesa y dijo,
—¿No es una gran historia?

El profesor respondió que realmente ¡era una gran historia!

En cuanto el hombre se volteó para salir, dijo,
—Saben, si ese nuevo predicador no me hubiera dicho que yo era uno de los hijos de Dios, ¡probablemente nunca habría llegado a ser alguien!  Y se alejó.

El profesor del seminario y su esposa estaban atónitos.  Él llamó a la mesera y le preguntó,
— ¿Sabe quién era ese hombre, el que justo salió que estaba sentado a nuestra mesa?'
La mesera sonrió de oreja a oreja y dijo:
—Por supuesto.  Todos aquí lo conocen.  Es Ben Hooper. ¡Es el anterior gobernador de Tennessee!
Índice

El Juez, el Ladrón, el Rico y el Rey
Autor Desconocido

Sucedió hace algún tiempo en cualquier lugar.  Un rey nombró de juez a un hombre sabio.  Era un taoísta.  El rey confiaba en que el sabio resolvería con justicia muchos problemas.

El primer caso del juez parecía muy simple.  Se trataba de un ladrón que había confesado y fue agarrado “con las manos en la masa”.  Así que el sabio condenó a un año de cárcel al ladrón.  Pero también condenó al rico.

—¿Cómo es esto? —dijo el rico.  Yo he sido el damnificado, ¿y me arrestas?
—Sí, respondió el juez.   Tú eres tan responsable como él, si no hubieras acumulado tantas riquezas, él no te habría robado, toda tu acumulación es responsable de su hambre.

Cuando se enteró de esto el rey, inmediatamente destituyó al juez porque pensó así: “Si este hombre continúa su razonamiento llegará hasta mí.”

Ésta es una historia muy actual.

Son incompatibles los principios de esta civilización con el amor que es la única fuerza capaz de traernos la felicidad.  El sistema alienta la rapidez, la competencia, el consumo de lo artificial y superfluo.  El amor necesita paciencia, solidaridad, unión y el cultivo de lo natural y esencial.  El valor económico está siempre primero que el valor humano.

Como en el caso del juez, el desequilibrio social que se multiplica engendra violencia, la solución se encuentra en redistribuir.  La economía está en ruinas por acumulación del libre flujo del dinero.  Es que confundimos los medios con los fines: el dinero es un medio, sólo compra lo barato, no compra el amor, ni la sonrisa de un niño, ni el aire puro, ni la vida.  Puede pagar la obra social pero no la salud.
Índice

Las Pequeñas Cosas
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Como podrían saber, el líder de una compañía sobrevivió al 11/9 porque su hijo empezó el kindergarten. Otro tipo quedó vivo porque era su turno de traer donuts.  Una mujer estaba tarde porque su reloj de alarma no sonó a tiempo.  Uno estuvo tarde porque quedó atascado en el Turnpike de Nueva Yérsey por un accidente de auto.  Uno de ellos perdió el bus.  Una regó comida en el vestido y tuvo que gastar tiempo cambiándose.  El coche de uno no arrancaba.  Uno se regresó a responder al teléfono.  Una tenía a un niñito que perdía tiempo y no se alistaba tan pronto como debiera.  Uno no podía coger un taxi.

El que me dejó atónito fue el hombre que se puso un nuevo par de zapatos esa mañana, tomó varios medios para llegar al trabajo pero antes de que llegara allí, se le creó una ampolla en su pie.  Paró en una droguería para comprar una curita.  Es por eso que está vivo hoy.

Ahora cuando estoy atascado en tráfico, pierdo el ascensor, me devuelvo a responder al teléfono que suena... todas las cositas que me molestan, me digo a mí mismo, esto es exactamente en donde se supone debo estar en este preciso momento.

La próxima vez que su mañana parezca que va equivocada, los niños están lentos en vestirse, Ud. no parece encontrar las llaves de su auto, llega a cada semáforo en rojo, no se enoje o se frustre.  Alguien está trabajando para protegerlo/a.  Que continúe siendo bendecido/a con todos esas cosillas molestas y que recuerde su posible propósito.  Pase esto a alguien, si lo quiere hacer.  No hay BUENA SUERTE adjunta.  Si lo borra, está bien.  ¡¡El amor y la buena suerte No dependen de los correos electrónicos!! (Ésa es la parte chévere.)
Índice

La Leyenda del Amor Eterno
Historia Indígena

Autor Desconocido

Varias veces en la vida, en el amor, surgen conflictos a causa de la poca libertad de los amantes. Esta historia nos enseña muchas verdades que ante nuestros ojos no podemos ver.

Un día el hijo de un bravo guerrero se enamoró de una joven muy bella y ambos decidieron casarse tras lograr el permiso de sus padres.

Como se amaban tanto, y sabiendo de los peligros de la convivencia, decidieron visitar al brujo de la tribu para que les preparase un conjuro que hiciese su amor y su alianza realmente eternos.

El brujo le dijo al guerrero:
—Ve a las Montañas del Norte y sube a la más alta que encuentres y cuando estés en su cima busca el halcón más vigoroso, el más fuerte y más valiente de todos. Debes cazarlo y traerlo vivo aquí.

Luego dirigiéndose a la hermosa muchacha le dijo:
—Tú ve a las Montañas del Sur y busca en la cordillera el águila más cazadora, la que vuele más alto y de mirada más profunda. Tú solita debes cazarla y traerla viva aquí.

Tras varios días de andar por las montañas, el guerrero y la muchacha consiguieron sus objetivos y volvieron muy satisfechos con las hermosas aves junto al brujo.

— ¿Qué debemos hacer con ellas? —le preguntaron.
— Son hermosas y fuertes estas aves, ¿verdad? —les preguntó el brujo.
— Sí, respondieron ellos. Son las mejores que hay y nos costó mucho capturarlas.
— ¿Las visteis volar muy alto y muy veloces? —les preguntó el brujo de nuevo.
— Sí. Volaban más alto y más rápido que ninguna —respondieron los dos.
— Muy bien. Ahora quiero que las atéis la una a la otra por las patas.

Los dos jóvenes así lo hicieron y, siguiendo las instrucciones del brujo, después las soltaron. Las pobres aves intentaron echar a volar pero como estaban atadas la una a la otra se estorbaban y no pudieron hacerlo. Lo único que conseguían era tropezarse la una con la otra y haciéndose daño se revolcaban por el suelo.

— ¿Veis lo que les sucede a estas aves? —les dijo el brujo— Atadas la una a la otra ninguna es capaz de volar mientras que solas lo hacían muy alto. Éste es el conjuro que os doy para que vuestro amor sea eterno:

Que vuestra alianza no sea atadura para ninguno sino fuerza y aliento para crecer y mejorar como personas.
Que vuestro amor no os cree dependencias sino que manifieste el cariño y la solidaridad de quienes comparten el mismo pan.
Respetaos como personas y dejad que cada uno pueda volar libremente para ir aprendiendo a volar juntos por el ancho cielo.
Si actuáis así vuestro amor podrá ser realmente eterno porque nunca será una limitación sino un estímulo para que cada uno pueda crecer.
Cierto es que todo lo que limita al alma muere tarde o temprano en esta vida porque nuestra ley suprema es la del crecer y evolucionar como personas.
Muere un amor desgraciado que atenaza a los amantes y los oprime como personas. Muere con la alegría como quien de repente sale libre de una cárcel donde prisionera estaba su alma.
Pero también muere un amor feliz aunque muera con pena. Muere cuando reblandece a los amantes y los hace más vulnerables y dependientes como personas.
El único amor que nunca muere, el único amor que supera incluso a la muerte es ese pacto sagrado de las almas por el que ambas se ayudan en su evolución, por el que ambas se respetan para que puedan ser libres y a la vez solidarias entre sí.
Si quieres que tu amor sea realmente inmortal, no ahogues con tu abrazo la libertad de tu amante y que vuestro pacto sea siempre el del mutuo crecimiento.
Que vuestro amor os dé fuerzas para volar muy alto como las águilas en el cielo, para volar juntos trazando círculos en el cielo y también para saber volar en solitario sin apegos y sin miedos.
Sólo así vuestro amor podrá ser realmente eterno porque no sólo será alimento y gozo para el cuerpo, sino fuerza para el espíritu.
Índice

Chistes
Autor Desconocido

NIÑO GOLPEADO POR VECINA
Un niño fue golpeado por la vecina y la madre furiosa fue a pedirle explicaciones:
— ¿Por qué le pegó a mi hijo?
—Por maleducado, me llamó gorda.
— ¿Y cree que pegándole va a adelgazar?

DIVISION DE BIENES
Dos amigos se reencuentran después de muchos años.
—Me casé, me divorcié y ya hicimos la repartición de los bienes.
— ¿Y los niños?
—El juez decidió que se quedaran con quien más bienes recibió.
— ¿Entonces se quedarán con la madre?
—No, se quedarán con nuestro abogado.

DIETA PARA ADELGAZAR
—Doctor, ¿cómo hago para adelgazar?
—Basta con mover la cabeza de izquierda a derecha y de derecha a izquierda.
— ¿Cuántas veces doctor?
—Todas las veces que le ofrezcan comida.

EMERGENCIA
El electricista va a la sala de Unidad de Tratamientos Intensivos de un hospital, mira a los pacientes conectados a diversos tipos de aparatos y les dice:
—Respiren profundo: voy a cambiar un fusible…

CONFESIÓN
El condenado a muerte espera la hora de ejecución, cuando llega el Padre:
—Hijo, traigo la palabra de Dios para ti.
—Pierde el tiempo, Padre.  Dentro de poco voy a hablar con él personalmente.  ¿Algún encargo?

VELORIO
El viejo acaba de morir.
El Padre en la ceremonia se pasa de elogios:
—El finado era un buen marido, excelente cristiano, ¡¡un padre ejemplar!!...
La viuda voltea hacia uno de sus hijos y le dice al oído:
—Anda al cajón y mira si es tu papá el que está adentro…

PADRE POLÍTICO
Un burro muere frente a una iglesia.  Como una semana después el cuerpo seguía allí, el Padre se decidió llamar al Prefecto.
—Prefecto, tengo un burro muerto hace una semana ¡frente a la iglesia!
El Prefecto, gran adversario político del Padre, contesta:
—Pero, Padre, ¿no es el Señor quien tiene la obligación de cuidar de los muertos?
— ¡Así es! Pero también es mi obligación ¡de avisar a los parientes!

EL GENIO
Un árabe caminaba por el desierto cuando encontró una lámpara.
Al abrirla, ¡sorpresa!, apareció un genio:
—Hola! Soy un genio de un solo deseo, a tus órdenes.
—Entonces quiero la paz en el Oriente Medio. Vea este mapa: ¡que estos países vivan en paz!

El genio mira el mapa y dice:
—Caiga en la realidad, amigo. Esos países se hacen la guerra ¡desde hace 5 mil años! Y para decirle la verdad, soy bueno, pero no tanto como para eso. Pida otra cosa.
—Bueno…Yo nunca encontré la mujer ideal. Usted sabe… me gustaría una mujer que tenga sentido del humor, le guste limpiar la casa, lavar, planchar, que no sea habladora, que le guste el fútbol, que aprecie una cerveza, fiel, gustosa, bonita, joven, cariñosa y que no le importe que yo no tenga dinero.

El genio suspira profundamente y dice:
¡¡¡Déjame ver ese mapa de nuevo!!!

Índice

Por Qué Lloran las Mujeres
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Un muchachito le preguntó a su madre, “¿Por qué estás llorando?”
“Porque soy mujer,” le dijo ella.
“No entiendo,” dijo él.
Su mamá lo abrazó y le dijo, “Y nunca lo entenderás.”

Más tarde el niñito le preguntó a su padre, “¿Por qué mi madre parece llorar sin ninguna razón?”
“Todas las mujeres lloran sin ninguna razón,” fue todo lo que su papá le pudo decir.

El muchachito creció y se convirtió en hombre, aún preguntándose por qué lloran las mujeres.

Finalmente hizo una llamada a Dios. Cuando Dios le contestó, le preguntó, “Dios, ¿por qué lloran las mujeres tan fácilmente?”

Dios dijo: “Cuando hice a la mujer ella tenía que ser especial. Hice sus hombros suficientemente fuertes para llevar el peso del mundo, no obstante suficientemente delicados para dar consuelo.

“Le di una fortaleza interior para soportar el parto y el rechazo que muchas veces les llega a sus hijos.

“Le di una dureza para permitir mantenerse continuando cuando alguien abandona, y cuidar de su familia a través de la enfermedad y la fatiga sin quejarse.

“Le di la sensibilidad para amar a sus hijos bajo cualesquiera circunstancias, aún cuando su hijo la ha lastimado gravemente.

“Le di fortaleza para llevar a su marido a través de sus faltas y la creé de su costilla para proteger el corazón de él.

“Le di la sabiduría para saber que un buen esposo nunca hiere a su esposa, pero que algunas veces prueba sus fortalezas y su resolución para apoyarlo sin flaquear.

“Y finalmente, le di una lágrima para derramar. Ésta es de ella exclusivamente para usarla siempre que se necesite.”

“'Ves, hijo mío, ” dijo Dios, “la belleza de una mujer no está en los trajes que usa, la figura que lleva, o la forma en que se peina el cabello.

“La belleza de una mujer debe verse en sus ojos, porque es ésa la puerta a su corazón —el lugar en donde reside el amor.”

Por favor envía esto hoy a cualquier hermosa mujer que conozcas.  Si lo haces, algo bueno sucederá.  ¡Levantarás la autoestima de otra mujer!
Índice

La Niñita de Vestido Rosado
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

No deje que pase su día sin leer esto primero, ¡¡¡no importa qué tan ocupado pueda estar!!! Había una niñita sentada en el parque sola.  Todos pasaban por su lado y nunca paraban a ver por qué se veía tan triste.  Ataviada de vestido rosado gastado, descalza y sucia, la niña solamente se sentaba y observaba a la gente que pasaba.  Nunca trataba de hablar.  Nunca decía una palabra.

Mucha gente pasaba por su lado, pero ningua paraba.

El día siguiente decidí regresar al parque por curiosidad para ver si la niñita estuviera aún allí.  Sí, ella estaba allí, justamente en el mismo lugar en donde estaba ayer, y aún con la misma mirada en sus ojos.  Hoy fui a acercarme y caminé hacia la niñita.

Porque como todos sabemos, un parque lleno de gente extraña no es lugar para que los niñitos jueguen solos.  En cuanto me acercaba podía ver la espalda del vestido de la niñita.  Tenía forma grotesca.  Pensé que ésa era la razón de que la gente solamente pasara de lado y no hiciera esfuerzo de hablar con ella.

Las deformidades son un golpe bajo a nuestra sociedad y, que perdone el cielo si da un paso a atender a alguien quien es diferente.

En cuanto me acercaba más, la niñita bajó sus ojos ligeramente para evitar mi intencional mirada fija. En cuanto me aproximaba a ella, podía ver la forma de su espalda más claramente.  Ella tenía una forma grotescamente jorobada.

Sonreí para darle a entender a ella que estaba bien; estaba allí para ayudar, para hablar.  Me senté al lado de ella y abrí la conversación con un simple, 'Hola'. La niñita actuó estupefacta, y tartamudeó un 'hola '; después de una larga mirada fija a mis ojos. Me sonreí y tímidamente ella me sonrió de regreso.

Hablamos hasta que cayó la oscuridad y el parque estaba completamente vacío.  Le pregunté a la niña por qué estaba tan triste. La niñita me miró con cara triste y dijo, 'Porque soy Diferente...'

Inmediatamente dije, 'Eso eres!' y sonreí. La niñita actuó aún más triste y dijo, 'Lo sé.'

'Niñita,' dije, 'me recuerdas a un ángel, dulce e inocente.' Ella me miró y sonrió, entonces lentamente se paró y dijo, '¿De verdad?'

'Sí, eres como un Angelito de la Guarda enviado a observar a toda la gente que pasa.'  Ella sacudió su cabeza afirmativamente, y sonrió.

Con eso abrió la parte posterior de su vestido rosado y permitió que sus alas se extendieran, entonces dijo, 'Lo soy.' 'Soy tu Ángel de la Guarda,' con un guiño en sus ojos.

Yo estaba sin palabras, seguro que estaba viendo cosas.

Ella dijo, 'Porque una vez que pensaste de alguien diferente a ti, mi trabajo aquí está hecho'.

Me paré y dije, 'espera, ¿por qué nadie para a ayudar a un Ángel?'

Me miró, sonrió y dijo, 'Tú eras el único que me podías ver,' y luego se fue.

Y con eso mi vida fue cambiada dramáticamente. Así que, cuando pienses que eres todo lo que tienes, recuerda, tu ángel está Siempre guardando de ti.
Índice

Las Lecciones del Fabricante de Lápices
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Un fabricante de lápices le dijo al lápiz 5 lecciones importantes justo antes de ponerlo en la caja:

1. Todo lo que hagas siempre dejará una marca.

2. Puedes siempre corregir los errores que hagas.

3. Lo que es importante es lo que está dentro de ti.

4. En la vida sufrirás penosas sacadas de punta que solamente te harán mejor.

5. Para ser el mejor lápiz, debes permitirte ser sostenido y guiado por la mano que te sostiene.


Las letras del alfabeto de la imagen de la derecha son tallas de la punta del lápiz. El arte de Dalton Ghetti

Todos necesitamos ser afilados constantemente. Esta parábola puede alentarte a saber que eres una persona especial, con talentos y habilidades únicos dados por Dios. Solamente puedes llevar a cabo el propósito para el cual naciste. Nunca te permitas desanimarte y pensar que tu vida es insignificante y que no puede ser cambiada y, como el lápiz, siempre recuerda que la parte más importante de lo que eres es lo que está dentro de ti y entonces permítete ser guiado por la mano de Dios.
Índice

Aieka o ¿Dónde Estás?
¿Qué He Hecho para Mejorar la Porción del Mundo que Me Toca?
Por Gabriel Amar

Gabriel Amar vive en Buenos Aires, Argentina, es escritor, filósofo y pensador judío. Además es emprendedor de exitosos proyectos en el rubro alimenticio Kosher.

Notas de Editor
1. Artículo tomado de la Sección de Español del sitio web
www.Chabad.org y adaptado del texto original.  Extracto.
2. En hebreo bíblico la pregunta ¿Dónde Estás? se traduce como una sola palabra, Aieka. Se refiere a cómo estás sintiéndote, qué es de tu vida, cómo está tu alma. Es la primera pregunta que le hizo Dios al primer hombre. En hebreo el signo de interrogación se escribe al comienzo de la palabra pero como esta palabra tiene un amplio significado, no le colocamos signo de interrogación.
3. Tora o Torá quiere decir conocimiento.

Old Jewish Man by Rembrant El frío pasillo en penumbras trae el sonido de unas botas militares acercándose. Los hombres en la sala tiemblan, saben, por la forma decidida de caminar, que debe ser alguno de "los jefes" que viene. Efectivamente, unos segundos más tarde entra en el apenas iluminado recinto un ministro del Zar. Los carceleros tiemblan de nuevo y se acomodan como pueden las raídas camisas. Sin embargo, el ministro ha fijado la vista desde que entró en el único hombre que ha permanecido impasible en ese lugar. Su rostro, que denota una sólida paz interna, se ve adusto, pero calmo. Es un anciano con una gran barba gris que desciende por su pecho otorgándole un aspecto de gran majestad.

Es un Rebe, un líder espiritual de cientos de miles de judíos, quizás de millones alrededor del mundo. Está preso por difundir la Torá públicamente en cada rincón del territorio de la Rusia zarista sin temer en absoluto el furioso antisemitismo de este régimen oscurantista y despiadado que tiene sumida a casi toda la población en la miseria y el terror. Lo han acusado, incluso, de enviar dinero a los turcos para apoyar una insurrección contra el imperio ruso. Evidentemente está sumido en profundos pensamientos porque no parece notar la presencia de los vigilantes, ni parece que su delicada situación lo afectara en su introspección.

No es la primera vez que el ministro visita al Rebe Viejo. Así es como lo llaman cariñosamente sus seguidores, el Alter Rebe. El Rebe posa su poderosa mirada en los ojos del ministro, y ahora es este ruso de enorme influencia en la corte del Zar, el que tiembla. Está lleno de respeto y admiración por este hombre santo, y ya ha tenido la oportunidad de hacerle varios favores, y aún hará más, para beneficiarlo en el futuro. Dios, misteriosamente, ha hecho de este hombre un aliado secreto del Rebe.

—Vengo a hacerle una pregunta al Rebe —rompe el silencio con un tono respetuoso desviando la mirada hacia el suelo en señal de respeto.
—Haga su pregunta que con la ayuda de Dios intentaré responderle —dice el Rebe.

El ministro es un entusiasta estudioso de los textos bíblicos y ya tuvo oportunidad de reconocer, en conversaciones anteriores, a este rabino como un erudito de inigualables conocimientos en la materia. Juntando valor dirige nuevamente la mirada al Rebe quien ha permanecido inmutable observando al ministro con gesto bondadoso aunque severo.

—Rebe —le dice finalmente desviando la mirada ya definitivamente— vengo a hacerle una pregunta. Hay un punto en particular en el Pentateuco o, como lo llaman Uds., la “Torá”, al cual no le he hallado respuesta, y por más que he consultado con los más grandes eruditos de nuestro tiempo, aún no he encontrado una explicación que me satisfaga.

El hombre carraspeó un poco y contuvo el aliento inflando el pecho.

—En el libro del Génesis —empezó— se narra que luego de que Adán pecó por comer del Árbol del Conocimiento en contra del mandato divino, él y su mujer notaron que se encontraban desnudos, y por esa razón se escondieron temiendo que Dios los descubriera y los castigara. En el texto bíblico dice que Dios paseaba por el Jardín del Edén y no viendo a Adán, Él preguntó: “¿Dónde estás?” ¿Qué significa esta pregunta?

Terminó el ministro buscando sin querer con la mirada la aprobación de los guardianes quienes asintieron con gestos sin circunstancia, aunque sin haber entendido nada. El Alter Rebe observó al ministro largamente. Su rostro despedía una especie de luz invisible. En el silencio de ese instante, al ministro le parecía escuchar a su corazón latir. El Alter Rebe le dijo al ministro del Zar algo así:

—Ministro: ¿Cree Ud. que la Torá es eterna, inmutable y aplicable indistintamente en todos los tiempos y a todas las circunstancias?
—¡Sí, lo creo! —respondió el ministro.

—Entonces, debe saber que la pregunta de Dios es una pregunta que Él hace en todos los tiempos a cada generación y a cada hombre. Lo que Hashem [Dios] le estaba preguntando a Adam Harishón [el primer hombre] es, ¿en dónde se encontraba con respecto a su lugar en la vida, su situación frente a Dios? Lo que Dios quería era que Adam [Adán] se viera obligado a responder es qué había hecho para refinarse a sí mismo y para refinar al mundo que le tocaba vivir. Aieka, dice en la lengua sagrada, al principio del Libro del Génesis, como le dicen Uds., ¿dónde estás? Ésa fue la primer pregunta de Dios a Adam, el primer hombre, y, por supuesto, a Javá [Eva], la primera mujer.

—Ministro, Ud. tiene tantos y tantos años, tantos meses y tantos días (dijo el número correcto), tiene hijos, tiene fortuna y tiene todo lo que desea. Es importante. Pero, ¿qué ha hecho Ud. de su vida? Ud. tal vez piensa que ha llegado muy lejos, pero, ¿se ha preguntado a sí mismo dónde se encuentra en su relación con el Creador?, ¿qué ha hecho con los años, los días, los segundos que Hashem le ha dado de vida y qué hará con el tiempo que aún le resta de vida sobre este mundo?, ¿el bien que hizo, y el bien que le queda por hacer? Y ésta es la pregunta que cada ser humano debe hacerse a sí mismo: ¿Dónde estoy? Aieka. ¿Qué he hecho para mejorar la porción de mundo que me toca y para mejorarme a mí mismo, para cumplir con el cometido de mi vida sobre la Tierra?
Índice

Preocupaciones
Autor Desconocido

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: “¿Está medio lleno o medio vacío?”  Sin embargo, preguntó:
—¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.  El psicólogo respondió:
— El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo.  Si lo sostengo 1 minuto, no es problema.  Si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo.  Si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.  El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.
Y continuó:
— Las preocupaciones son como el vaso de agua.  Si piensas en ellas un rato, no pasa nada.  Si piensas un poco más, empiezan a doler, y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.

¡Acuérdate de soltar el vaso!
Índice

Familia
Autor Desconocido
(Original en Inglés, traducción)

Nota del Traductor: El poema original en inglés es rimado, pero no es consistente en su métrica. En la traducción he hecho un esfuerzo para mantener la rima, mejorar la métrica, y ser fiel a la traducción, aunque me he tomado una licencia literaria para lograr todo esto. Luis Prada, BVW

Choqué con un extraño en cuanto pasaba,
"Oh, excúseme, por favor”, yo replicaba.
"Por favor”, dijo, “excúseme igualmente,
Ni siquiera fijándome iba yo pendiente."
Fuimos corteses, este desconocido y yo.
Fuimos por nuestro lado y nos dijimos adiós.
Pero en casa una historia diferente se cuenta:
Cómo a seres queridos tratamos con ofensa.

 Ese día más tarde, cocinando la cena,
Mi hijo, quietico, a mi lado parose con pena.
Cuando me volteé, yo casi lo tumbo.
Fruncido el cejo grité: "Quítate de mi rumbo."
Él se retiró con su corazoncito resentido.
Ni me di cuenta lo duro que lo había herido.

 Mientras en cama despierta aún yo estaba,
La chica voz de Dios suave me hablaba:
"Cuando tratas con un desconocido
Usas cortesía fina y buen cumplido,
Pero con tu familia a la que amas
Te portas abusiva y le formas dramas.
Ve y mira el piso de la cocina,
Allí en el suelo algunas flores examina.
Las flores que a ti te trajo aquéllas son,
Que recogiera él mismo: Rosa, azul y amarillo sol.
Muy quietico estaba para no dañar la sorpresa.
¿No viste en sus ojitos sus lágrimas de tristeza?"

 En ese instante muy pequeña me sentía estar,
Y ahora mis lágrimas empezaban a brotar.
Silenciosa fui y me arrodillé junto a su cama;
"Despierta, pequeñín, despierta, es tu mama.
"¿Son éstas las flores que recogiste para mí?"
Sonrió, "Las encontré allá junto al árbol del jardín.
Las recogí para ti porque son lindas como tú.
Sabía que te gustarían, especialmente la azul."
"Hijito”, dije, “siento mucho cómo hoy yo me porté;
No debería ni haberte gritado ni como te hablé."
Dijo, "Oh, Mami, te amo de todas formas, está bien."
Le dije, "Querido hijito, te amo a ti también,
Y me gustan las flores, especialmente la azul
Que, como ves, yo ya he puesto en mi sien."

FAMILIA. ¿Estás consciente de que si mañana mueres, la compañía para la que trabajas podría fácilmente reemplazarte en materia de días?  Pero la familia que dejas atrás sentirá la pérdida por el resto de sus vidas.  Y pensando sobre esto, nos gastamos más en el trabajo que con nuestra propia familia, una inversión insensata ciertamente, ¿no te parece?  De manera que, ¿qué es lo que está detrás de la historia?

¿Sabes lo que significa la palabra FAMILY (FAMILIA)?: FAMILY = (F)ather (A)nd (M)other, (I) (L)ove (Y)ou (Padre Y Madre, Yo Os Amo).
Índice

Sonata Claro de Luna (Sonata Clair de Lune)
Autor Desconocido

Siéntate Cómodamente y Disfruta de La Bellísima Sonata Claro de Luna (Sonata Clair de Lune). Aprende sobre la vida de su autor: Ludwig Van Beethoven

(Busca esta sonata en Internet y tócala mientras lees este mensaje)

¿Quién no ha tenido en la vida momentos de intenso dolor? ¿Quién no ha tenido, en algún momento de su vida, el deseo de darse por vencido? ¿Quién no se ha sentido solo… extremadamente solo y tenido la sensación de haber perdido toda esperanza? Ni siquiera la gente famosa, rica e importante, está exenta de tener momentos de soledad y profunda amargura.

Eso fue exactamente lo que pasó con uno de los más importantes compositores de todos los tiempos, Ludwig Van Beethoven, quien nació en Bonn, Alemania, en 1.770, y murió en Viena, Austria, en 1.827.

Beethoven atravesaba uno de esos sombríos momentos y estaba muy triste y deprimido por la muerte de un príncipe alemán quien era su benefactor y era, a la vez, como un segundo padre para él.

El joven compositor sufría de una enorme falta de afecto. Su padre era un borracho quien lo golpeaba y quien murió de alcoholismo en plena calle.

Su madre murió muy joven. Su hermano biológico nunca le ayudó y, sobre todo, sentía que su enfermedad iba empeorando. Los síntomas de sordera empezaron a afectarlo, convirtiéndolo en una persona nerviosa e irritable.

Beethoven sólo podía oír utilizando una especie de cuerno. Siempre llevaba consigo un cuaderno en donde la gente podía escribirle y comunicarse con él pero no tenían paciencia para eso, ni él para leer sus labios.

Dándose cuenta de que nadie le entendía y ni quería ayudarle, Beethoven se encerró en sí mismo, evitando a la gente. De ahí se ganó la fama de ser un misántropo. Por todas estas razones el compositor cayó en una profunda depresión e incluso hasta preparó su testamento, diciendo que quizá sería mejor para él, suicidarse.

Pero como no hay niño que por Dios sea olvidado, la mano salvadora que Beethoven necesitaba vino a través de una joven mujer ciega que vivía en el mismo edificio que él, y que una noche le dijo gritando a sus oídos: “Daría cualquier cosa por ver la luz de la luna.”

Escuchándola a ella... Beethoven rompió a llorar. Después de todo... ¡él podía ver! Después de todo... ¡podía componer música y escribirla sobre papel!

De repente, un fuerte deseo de vivir invadió a Beethoven y lo llevó a componer una de las más hermosas piezas de música de todos los tiempos: La “Sonata Claro de Luna”.

En el tema central de la sonata la melodía imita y reproduce los pasos lentos de gente, posiblemente del mismo Beethoven y de otras personas llevando el ataúd del príncipe alemán, su amigo, patrón y benefactor.

Observando el cielo plateado por la luz la luna y recordando a la joven mujer ciega, Beethoven parece preguntar por las razones de la muerte de su querido amigo y entra en una profunda y enriquecedora meditación.

Algunos estudiosos de la música dicen que las notas que se repiten insistentemente en el tema central del primer movimiento de la sonata, podrían ser las sílabas de la palabra “Warum? Warum?” (¿por qué... ¿por qué?...) o alguna otra palabra alemana de similar significado.

Años después de superar su angustia, su tristeza y su dolor, vino la incomparable “Oda de la Alegría” de la Novena Sinfonía, su magna obra: Con ello se coronaba la obra de un extraordinario compositor. Beethoven dirigió personalmente el estreno de la Novena Sinfonía, en 1.824, estando ya completamente sordo... Pero pudo escuchar el aplauso de un público emocionado.

Uno de los músicos de la orquesta, gentilmente giró a Beethoven para que pudiera ver la sala y a los asistentes, llenos de emoción y alegría dando eufóricos aplausos y ondeando sus sombreros. Se dice que “La Oda de la Alegría” expresa la gratitud de Beethoven a la vida y a Dios por no haberse suicidado.

Y todo esto gracias a esa joven mujer ciega quien le inspiró el deseo de trasladar, en notas musicales, la luz de la luna: Los rayos de luz de luna ondeando por sí mismos en una maravillosa y bellísima melodía.

Utilizando su sensibilidad, Beethoven, el compositor que no podía oír, retrató a través de una hermosa melodía, la belleza de la luz de la luna para que la “viera” una niña, que no podía ver con sus ojos físicos.
Índice